jueves, 30 de junio de 2016

TRÁILER “NERVE” (Henry Joost y Ariel Schulman, 2016)

     
    
    La trama de Nerve se centra en Vee (Emma Roberts) una estudiante de secundaria que se ve inmersa en un juego online de “Verdad o acción” (truth or dare) y se da cuenta de que el juego sabe cosas de ella. La tienta con los premios que más desea y la empareja con Ian (Dave Franco) su chico ideal. Al principio todo parece genial: los fans de Vee e Ian les animan mientras ellos superan retos más y más arriesgados. Pero todo da un giro inesperado cuando lo que empiezan a jugarse es la vida. ¿Hasta dónde se verá Vee capaz de llegar?


      Se hace necesario señalar quiénes se encuentran detrás de las cámaras de este inquietante thriller en el que la protagonista se verá manipulada por una comunidad anónima de observadores, no son otros que Henry Joost y Ariel Schulman, firmantes de aquel aplaudido documental titulado Catfish (2010) sobre un joven fotógrafo de Nueva York que es contactado por una niña de Michigan y viaja hasta allí para conocerla.


     La pareja también firmaron las entregas 3 y 4 de Paranormal Activity (2011 y 2012). Para este año tienen previsto otro estreno interesante: Viral (2016) que narra la vida de una joven que reside en una urbanización de los suburbios junto a sus padres y su hermana y ve cómo su vida cambia completamente cuando un virus letal comienza a extenderse por el vecindario. Nerve, que se estrenará en nuestro país el próximo 12 de agosto, cuenta con un guión de Jeanne Ryan y Jessica Sharzer, la música está compuesta por Rob Simonsen y la fotografía corre a cargo de Michael Simmonds. Por último, subrayar que la pareja Roberts/Franco estará acompañada en la función por Juliette Lewis.



LA BELLA EMMA ROBERTS, PROTAGONISTA DE "NERVE"


miércoles, 29 de junio de 2016

CRAWL (Paul China, 2011)


                          CRAWL êêê
     

   Ópera prima y única película dirigida hasta el momento por el director australiano Paul China, Crawl tuvo una recepción muy discreta en el Festival de Sitges a pesar de ser un film interesante en algunos aspectos. La trama nos presenta al sórdido propietario de un bar de mala muerte, Slim (Paul Holmes) que contrata a un asesino a sueldo, El Croata (George Shevtsov) para que elimina al dueño de un taller que le debe dinero. Tras un accidente en el que muere su prometido, una inocente camarera del bar de Slim, Marilyn Burns (Georgina Haig) se convierte en presa del mismo asesino. Ahora, prisionera en su propio hogar, la joven deberá tomar medidas desesperadas para mantenerse con vida.


     Con claras reminiscencias al cine de Alfred Hitchcock, John Carpenter y los hermanos Coen y su ópera prima Sangre Fácil (Blood Simple, 1984), Crawl se impone como un ejercicio de estilo y aprendizaje, una obra más valiosa por sus formas que por un contenido aletargado que estira innecesariamente algunas secuencias de forma estéril, con un suspense que inicialmente pone énfasis en las miradas, los gestos, los silencios, los ruidos, las cortinas mecidas por la brisa y puertas que oscilan para crear una tensión que se adivina vacua y que conduce irremediablemente a golpes de violencia seca y brutal. Sin apenas diálogos, con un ritmo pausado y recursos narrativos muy simples, China condensa sensaciones, estética, atmósfera y pulsión sin acabar de rematar la faena, sin la clarividencia contundente de las obras que dejan poso.


     Aun así, la película merece una oportunidad, los intérpretes cumplen dignamente con su papel y la magnífica fotografía de Brian J. Breheny se impone como un elemento vital de la función, creando una ambiente que mantiene el interés del espectador y logra camuflar algunos agujeros del guión dotando a la acción de un tono de suspense clásico, con lentos y elegantes movimientos de cámara que nos sumergen lentamente en una tensa calma  quebrada por explosiones sangrientas y viscerales.

    
     Impecable en el aspecto visual, rácana vertiente narrativa, Crawl nos presenta a un villano con similitudes con el personaje … al que da oxígeno Javier Bardem en No es país para viejos (No Country for Old Men, Ethan y Joel Coen, 2007) y nos muestra la belleza inmarcesible de Georgina Haig, máximos protagonistas de una historia en la que no falta el humor negro y que contiene algunas escenas muy bien planificadas, como esa en la que el asesino llega a la casa de la joven camarera que espera inquieta a su novio y que denota un fluido trabajo de cámara, o esa otra que protagoniza la otra camarera, Lauren Dillon, acercándose a gatas hacia su pervertido jefe para sufrir los fuertes cachetes en el trasero que éste le propina. Todo para culminar un viaje a la mente trastornada de un psicópata tan excéntrico como expeditivo.



lunes, 27 de junio de 2016

TRÁILER “INFIERNO AZUL” (Jaume Collet-Serra, 2016)


"THE SHALLOWS"

     El director catalán afincado en Los Ángeles Jaume Collet-Serra debutó con La casa de cera (2005), un film de terror defenestrado por la crítica pero que obtuvo una buena aceptación del público. Mejor acogida entre la crítica especializada obtuvo La Huérfana (2009), eficaz fusión entre la intriga y el terror que cuenta cómo la adopción de una niña de rostro angelical se convierte en una maldición para sus padres adoptivos. En 2011 el director español comienza su serie de colaboraciones con el carismático actor irlandés Liam Neeson en una sucesión de thrillers que siempre han tenido buena respuesta en la taquilla: Sin identidad (2011), Non-stop (2014) y Una noche para sobrevivir (2015). Para 2017 tiene previsto el estreno de una nueva colaboración con el actor en un nuevo thriller, The Commuter, película que cuenta con la presencia de Vera Farmiga.

    
    Infierno azul (The Shallows), que se estrena el próximo 15 de julio en España, nos narra la historia de Nancy (Blake Lively), una joven que trata de superar la pérdida de su madre. Un día, cuando se encuentra practicando surf en una playa solitaria, queda atrapada en un pequeño islote a apenas unos metros de la costa, y aunque está a sólo a 100 metros de la salvación, para alcanzarla tendrá que poner a prueba todas sus habilidades y voluntad, pues un enorme tiburón blanco se interpone entre ella y la costa.

      
    Con disparidad de opiniones ha saludado la crítica el nuevo artefacto de Collet-Serra, con impresiones que oscilan entre las más entusiastas como la del crítico de “The Guardian” Peter Bradshaw: “Con su austero guión, su construcción inteligente y su impresionante fotografía (burda en su concepto) se convierte en una obra maestra menor”; y la decepción de Todd McCarthy de “The Hollywood Reporter”: “Una película exploitation de tiburones de la vieja escuela, que ignora obstinadamente todas las lecciones del cine de suspense”. Con un guión de Anthony Jaswinski, música compuesta por Marco Beltrami y una fotografía de Flavio Martínez Labiano, Infierno azul (The Shallows) puede convertirse en la auténtica sleeper de la actual temporada veraniega.

viernes, 24 de junio de 2016

PAOLA CAÑAS, UNA INGENUA MODELO EN UN MUNDO DE LOBOS


     La modelo colombiana Paola Cañas (Medellín, 22 de agosto de 1988) siempre tuvo claro que quería ser modelo, por eso a los 12 años realizó su primer desfile en Medellín. Ahora, que está a punto de cumplir 28 años, está divorciada, tiene un hijo de fruto de su matrimonio con Jorge Díez y se ha graduado en Diseño de Modas. La modelo también ha hecho sus pinitos como presentadora para Telemundo en el programa Fashion Tour y Cosmovisión. Del mismo modo, en un plano internacional las cosas marchan, viajando con frecuencia para realizar sesiones fotográficas y participar en ferias. Es una adicta al gimnasio y el resultado de su esfuerzo es más que evidente.


   Sin embargo, la conocida modelo colombiana pasó por un momento difícil el pasado verano cuando se filtró a través de Whatsapp un vídeo erótico muy explícito de ella acariciándose sus partes íntimas. Paola demandó entonces a Lucas Cadavid, con quien mantuvo una relación efímera, acusándole de la filtración, y confesó: “Jamás pensé que alguien que se dibujó como un hombre tan especial resultara siendo un patán irrespetuoso y cobarde”.


   Ella alude que el contacto entre ellos se dio a través de las redes sociales, especialmente por la citada anteriormente, y que las conversaciones comenzaron a subir de tono e incluyeron fotos y vídeos. No obstante, cuando ella no quiso continuar con el juego, él respondió con un mensaje desafiante. Paola le eliminó de sus contactos y el vídeo comenzó a circular rápidamente por Whatsapp. En el citado vídeo no se observa en ningún momento la cara de la antioqueña, pero aparece un tatuaje que revela sin lugar a dudas su identidad.


    El escándalo tuvo algunas consecuencias negativas en la carrera de la modelo criolla, que asistió impotente a la cancelación de algunos de sus contratos. Estamos ya acostumbrados a este tipo de historias, y aun así, modelos, actrices y demás fraranduleras caen una y otra vez como pardillas en las redes de abusadores sin ética ni moral que deben ser perseguidos por la justicia, por lo que la despampanante modelo es otra víctima más de un tipo sin escrúpulos pero también de su propia ingenuidad, pues debería saber que el hombre es un lobo para el hombre.

   
     Cambiando de tercio, Paola comenta que le hace la misma ilusión actuar de modelo y presentadora, que en lo que más se fija en un hombre es en la mirada y cree que el mejor lugar para tener sexo es la ducha. Su hombre ideal tiene que ser atento, romántico, buen amante, con sentido del humor, que bese bien y huela de manera deliciosa. Su ciudad favorita es París y su bebida, el mojito, su frase favorita “cree siempre en ti”. Les dejo una jugosa galería con la que me despido hasta la próxima semana, pero para quien esté interesado en ver el vídeo íntimo de la modelo, existen infinidad de páginas que lo ofrecen en la red. Hasta el lunes, buen fin de semana.

    


jueves, 23 de junio de 2016

LINDA FIORENTINO, LA PERFECTA FEMME FATALE

      

    Por encima de actrices como Sharon Stone, Kathleen Turner y Glenn Close, Linda Fiorentino (Filadelfia, Pensilvania, 9 de marzo de 1958) es una de las femme fatales más recordadas por los cinéfilos de mi generación, una actriz con un carácter endiablado en el trato con los directores, equipos técnicos y compañeros de reparto, pero con un indudable atractivo para el espectador, tanto por su sinuosa y magnética personalidad como por sex appeal de chica corriente o vecina de al lado. De ascendencia italiana, Linda sopesó estudiar derecho antes de convertirse en actriz, pero se graduó en Ciencias Políticas por la Universidad de Rosemont (Pensilvania). Debutó en la pantalla grande con la tonta comedia romántica Loco por ti (Harold Becker, 1985), y con ¡Jo, qué noche¡ (After Hours, Martin Scorsese, 1985) elevó la temperatura de la audiencia con su papel de esqueleto de apetecible estampa y predilección por los juegos sexuales perversos.

   
   Desde esta etapa, hasta que vuelve a situarse delante de la cámara en el drama ambientado en los años 20 Los Modernos (Alan Rudolph, 1988) pasaron tres años en los que no contó con la confianza de ningún director, debido en parte a la fama que adquirió su fuerte temperamento. En 1991 trabajó junto a John Travolta en la infumable comedia romántica y musical Grita (Jeffrey Hornaday). Termítocles López contó con su concurso  para la película independiente y de corte experimental Las cadenas del deseo (1992) y protagonizó junto a Charlie Sheen la nefasta película de acción Recuerdos que matan (Larry Ferguson, 1992).

     
   Seguidamente, protagonizó para la pequeña pantalla un par de telefilms, Amenaza peligrosa (Sam Irving, 1993) y el western Acuerdo desesperado (P. J. Pesce, 1994). Fue en 1994 cuando la carrera de Linda Fiorentino pegó  un salto cualitativo al protagonizar el excelente film neo-noir Falsa seducción, una película de bajo presupuesto dirigida por John Dahl con un potente guión de Steven Barancik que sirvió de trampolín definitivo para el estrellato de la actriz. The Last Seduction sentó las bases del personaje por el que se recordará siempre a Linda Fiorentino, el de Bridget Gregory, una femme fatale fría, calculadora, amoral y sin escrúpulos.

   
   De no haberse estrenado en la televisión por cable antes que en cines, Fiorentino hubiera sido una candidata firme por ese papel en las nominaciones a los Oscar, pero debido a ello no fue ni siquiera nominada. Aun así, el buen cinéfilo sabe que fue ella quien revitalizó el papel de viuda negra en el cine de mediados de los 90, consiguiendo el Independent Spirit Award, el BAFTA y el premio del Círculo de Críticos de Nueva York a la Mejor Actriz. Un papel que quedaría adosado a su piel para siempre, como se demostró con el fallido thriller dirigido por William Friedkin Jade (1995), en el que daba oxígeno a una seductora y enigmática psiquiatra. Poco a poco, la carrera de Linda fue languideciendo, y aunque todavía lograría un cierto reconocimiento por su papel como único descendiente de Jesucristo en el film Dogma (Kevin Smith, 1999), y encarnando a la atractiva forense que prefería la compañía de los muertos a los vivos en Men in Black (Barry Sonnenfeld, 1997), son pocos los espectadores que recuerdan títulos como Body Count (1998), ¿De qué planeta vienes? (2000) o Escondido en la memoria (1996) de nuevo a las órdenes de John Dahl.

    
      Tal vez, algunos aficionados la recuerden al lado de Paul Newman en la comedia de atracos Donde esté el dinero (Marek Kanievska, 2000), y algunos más en el thriller irlandés Criminal y Decente (Thaddeus O´Sullivan, 2000) en donde interpreta a una de las amantes de un criminal de Dublín encarnado por Kevin Spacey. Concluyo esta especie de homenaje a esta bella musa que me dejó huella recordando el último film que vi (no recuerdo si en cine o en otro formato) protagonizado por la actriz de Filadelfia, En el punto de mira (Kari Skogland, 2002) en el que daba vida a la mujer de un fabricante de armas que es secuestrada por un hombre (Wesley Snipes) para tratar de vengar así la muerte de su hijo durante un tiroteo en la escuela. Queda el mito, y recordaremos siempre su aura de mujer independiente, dura, sofisticada, hermosa, enigmática, fría y manipuladora que ha perseguido a la actriz hasta su retirada de los focos, el glamour y las bambalinas. ¡GLORIA A LINDA FIORENTINO!