lunes, 31 de marzo de 2014

ANNA SOPHIA BERGLUND, EN EL CORAZÓN DE HUGH HEFNER


      La modelo y actriz californiana ANNA SOPHIA BERGLUND (San Pedro, 5 de abril de 1986) fue elegida Playmate del mes de enero de 2011 en la revista Playboy. Además de felicitarla por su reciente cumpleaños, de Sophia podemos decir que es de ascendencia sueca por parte de padres y que se graduó en Palos Verdes Península High School a los 18 años en 2004, y posteriormente se licenció en teatro en la UCLA en 2008 y estudiado interpretación en Beverly Hills.



      Su carrera comenzó gracias a su amistad con Hugh Hefner, fundador y editor de la revista, y se inició posando en la categoría Amateur, unas instantáneas que tomó el fotógrafo Stephen Wayde en octubre de 2010, pero que tras tres meses preparándose apareció como Playmate del mes de enero de 2011.  


       Esas sesiones le dieron mucha fama, dada su belleza y su deliciosa piel, lo que también afectó de manera positiva a su incipiente carrera de actriz, logrando tener más papeles secundarios en películas y series de televisión como Party Like Queen of France, y apareció en varios episodios de la serie juvenil de Disney Channel Hannah Montana.



      Sophia tiene por estrenar un par de películas, Cokroaches (Chistopher Aldell, 2014) y Living Among Us (Brian A. Metcalf, 2015) que se encuentran en fase de postproducción. Lo curioso es que de Anna Sophia se dice que es la sustituta de Crystal Harris, la ex novia de 25 años que iba a contraer matrimonio con el magnate de Playboy Hugh Hefner (85 años). Una boda que no se pudo celebrar porque Crystal abandonó a Hefner rompiendo su compromiso. Anna Sophia iba a ser una de las damas de honor en la ceremonia, y cuentan que ahora se la ve muy cariñosa y acaramelada con Hefner en la Mansión Playboy de Los Ángeles.

viernes, 28 de marzo de 2014

CRÍTICA DE: "CAPITÁN AMÉRICA: EL SOLDADO DE INVIERNO"

Un entretenimiento de altura
CAPITÁN AMÉRICA: EL SOLDADO DE INVIERNO êêêê
DIRECTOR: ANTHONY RUSSO Y JOE RUSSO.
INTÉRPRETES: CHRIS EVANS, SEBASTIAN STAN, SAMUEL. L. JACKSON, SCARLETT JOHANSSON, ANTHONY MACKIE, ROBERT REDFORD.
GÉNERO: FANTÁSTICO / EE. UU. / 2014  DURACIÓN: 128 MINUTOS.   

     A este cronista estas traslaciones al cine de superhéroes del cómic como Superman, Spiderman o El Capitán América nunca le han inspirado demasiado aunque siempre han resultado idóneas para pasar un rato de evasión. Al menos, nunca me han emocionado del modo que sí lo ha hecho la trilogía sobre Batman protagonizada por Christian Bale y firmada por Christopher Nolan. Siendo sincero, Capitán América: El Primer Vengador (Joe Johnston, 2011) no me pareció un film tan desdeñable a pesar del relativo fracaso de público y de crítica, un artefacto pulp de aire nostálgico, con ritmo, situaciones realmente absurdas y un sugerente aroma retro inspirado en aquel cine ambientado en la Segunda Guerra Mundial. El caso es que los que ponen la pasta no han vuelto a contar con Johnston para esta secuela (se supone que una taquilla mundial de 366 millones de dólares no les pareció suficiente) y le han entregado el producción a los hermanos Anthony y Joe Russo (Bienvenidos a Colinwood, Tú, yo y ahora… Dupree), unos especialistas en comedia que por su currículum no generaron grandes expectativas en el aficionado. Sí lo hicieron los espectaculares tráilers del film, que condensan unas imágenes muy atractivas para los fans de estos artefactos.


      CAPITÁN AMÉRICA: EL SOLDADO DE INVIERNO se desarrolla  cronológicamente después de los devastadores acontecimientos acaecidos en Nueva York con los Vengadores. Esteve Rogers (Chris Evans), el legendario Capitán América, trabaja para Nick Fury (Samuel L. Jackson) y vive tranquilamente en Washington D. C. intentando adaptarse al mundo moderno desde su trabajo en la agencia de inteligencia S.H.I.E.L.D. Es precisamente cuando atacan a un colega de la agencia, que se ve envuelto en una trama de intrigas que representa una amenaza para el mundo. Con la ayuda de la Viuda Negra (Scarlett Johansson) y nuevos aliados como el Halcón (Anthony Mackie) y Sharon Carter (Emily VanCamp), alias el Agente 13. Lo que el Capitán América no sospecha es que su antiguo camarada, Bucky Barnes (Sebastian Stan), que presuntamente había muerto en combate en la primera entrega, ha vuelto del pasado convertido en un frío asesino conocido como el Soldado de Invierno.


      He de confesar que me ha sorprendido gratamente esta nueva entrega del más yanqui de los superhéroes, y una de las cosas que más me han sorprendido es que los cerebros de Marvel Estudios hayan sabido controlar el desbarajuste digital hasta hacerlo casi imperceptible. El resultado es un espectáculo impoluto de acción y espionaje a la antigua usanza, es elogiable cómo los Russo brothers han conseguido trasladar a la pantalla grande las aventuras imaginadas por Ed Brubaker en la serie de Capitán América titulada “El soldado de Invierno”, encadenando con solvencia unas set pieces de acción que tendrán su clímax en una secuencia de destrucción aérea bien planificada y visualmente impecable. Si todo el mundo espera con ansiedad Los vengadores 2: La era de Ultrón (que se estrenará en 2015) para señalarla como la mejor película Marvel de la historia, quizás sea hora de que se vayan replanteando esa hipótesis porque en lo que a mí respecta CAPITÁN AMÉRICA: SOLDADO DE INVIERNO es la mejor película de los estudios hasta la fecha, dudo mucho que esa esperada secuela de Los Vengadores pueda superarla; no estamos, ni mucho menos, ante una película marvelina de transición, sino en un punto y aparte en la carrera cinematográfica de un superhéroe que por fin ha encontrado su lugar en el sol.

      Indudablemente, la acción tiene gran relevancia en el film, dado el tipo de público al que va dirigido el invento, no obstante, el espectador medio quedará muy satisfecho con un argumento que nos acerca al thriller tecnológico de espías y que goza de un equilibrio estimulante entre la línea de diálogos, la acción, las justas gotas de humor, la tensión y el componente dramático.


        Es lógico que la madurez abandere a un personaje añejo y que los ecos de las novelas y películas de Jason Bourne, Jack Ryan y James Bond resuenen aquí de forma deliberada, pues por una vez y ojalá que sirva de precedente, un personaje de la franquicia trata de resolver de manera coherente amenazas terribles que afectan a la vida real (la seguridad nacional, las libertades civiles y la paz mundial), una amenaza que surge desde el mismo corazón de S.H.I.E.L.D., y quién mejor que este alma superpatriótica para evitar el caos en la era post-Snowden, sus poderes son muy rudimentarios y tras más de seis décadas criogenizado acaba de ser descongelado en un momento en que en sus país parecía tener claro su destino en el mundo, pero él sabe que la mayor amenaza para la libertad es el miedo. La trama, en la que también encontramos resonancias al thriller conspiranóico de los 70 (Los tres días del Cóndor) se aleja mucho en el tono y la ejecución de la primera entrega, presentándonos a un Capitán América más gris y humano en consonancia con el espíritu de los tiempos, el villano cuenta con un irresistible carisma y encanto y Chris Evans se encuentra cada vez más cómodo en un papel que le obliga a ubicarse en un mundo muy diferente al que dejó antes de ser congelado.



        ¿Qué precio tiene la libertad en un mundo donde los buenos son tan culpables de sembrar el terror como los malos? Esa es la pregunta clave que hará que Steve Rogers/Capitán América se pregunte a la vez ¿qué clase de paz han legado él y su generación a la nación? Un enigma doloroso para alguien que lleva las barras y estrellas hasta en su traje. Un film entretenidísimo, vertiginoso, de intachable factura técnica y gran frescura narrativa.

lunes, 24 de marzo de 2014

TIFFANY TOTH, UN CIERTO AIRE A DEBBIE HARRY

   
      La modelo erótica TIFFANY TOTH (Anaheim, California, 28 de marzo de 1986) tiene un aire, en algunas fotos y poses, a lo Debbie Harry que me encanta, sobre todo cuando se la ve con esas gafas Ray-Ban Aviator y su largo cabello rubio peinado con flequillo. Tiffany se crió en el condado de Orange y por sus venas corre sangre francesa, irlandesa y húngara, fue Ciber Girl de la semana Playboy en la tercera semana del mes de noviembre de 2005 y Ciber Girl del mes en mayo de 2006.

      Tiffany además de ser una de las grandes musas Playboy, ha posado para otras revistas como Seventeen y Maxim entre otras, también lo ha hecho para una serie de catálogos. Ella declara que le gusta cocinar, pintar, decorar interiores, la playa y pasar el mayor tiempo posible con su familia. Algo curioso es que probó a ser Playmate del mes en el año 2009 pero fue rechazada. Sin embargo, no se conformó y en un segundo intento fue aceptada, siendo Playmate del mes de septiembre de 2011.

      Tiffany ha comentado “Desde que tengo memoria, he sentido gran fascinación por Playboy, leía la revista e idolatraba a las Playmates, incluso me atrevía a imitar sus peinados, maquillajes y poses”. La modelo es también propietaria de la web Lovetifftot que vende moda a precios asequibles. De su profesión de modelo dice que lo mejor es que los viajes y los trabajos nunca son los mismos.

      Tiffany Toth se describió a sí misma como creativa, interesante y sincera, y su mayor secreto de belleza es la confianza. A ella, como a este cronista, no le gustan los tatuajes, y una de las cosas a las que más teme es a los terremotos. No sabemos por qué, pero cuenta que su peor experiencia en la adolescencia fue la escuela secundaria. Tampoco tiene grandes ambiciones, sólo trabajar de modelo y maquilladora y en el futuro tener su propia panadería. Le gustan los hombres independientes, seguros de sí mismos, divertidos y que no sean celosos. No le gustan nada los hombres que se jactan del dinero que ganan y se preocupan demasiado de su estado físico. Lo cierto es que cada día me cae mejor esta bellísima mujer, uno ha conocido a premios Nobel menos coherentes, y no me hagan dar ejemplos.