sábado, 29 de julio de 2017

MIS TERRORES FAVORITOS: "VAMPIROS DE JOHN CARPENTER" (1998)


   Cuando era sólo un estudiante, John Carpenter ganó un Oscar por el cortometraje The resurretion of Bronco Billy, tuvieron que pasar cuatro años para que firmara su primer largo, Dark Star, una interesante historia de ciencia-ficción que realiza con sólo sesenta mil dólares. En 1976 obtiene su primer éxito con Asalto a la comisaría del distrito 13, una clásica cult-movie incluida en todas las listas como una de las mejores películas de terror. Desde entonces, este veterano director ha seguido especializándose en el cine fantástico o de terror. La noche de Halloween (1978) es su película más comercial, un auténtico exitazo de taquilla que ha dado lugar a multitud de secuelas. De su filmografía, que comprende una veintena de títulos hasta la fecha, destacan los clásicos: 1997: Rescate en Nueva York (1981), La Cosa (1982), Christine (1983), Starman (1984). Otras obras también interesantes del singular cineasta norteamericano, al cual sigo con verdadera pasión, son: s Están vivos (1988), Memorias de un hombre invisible (1992) que es, con mucho, su obra menos conseguida, En la boca del miedo (1994), El pueblo de los malditos (1995), 2013: Rescate en L. A. (1996). Carpenter es además de un buen guionista el autor de la música de casi todos sus films.
   
  
   Sinopsis: Jack Crow (James Woods) es un mercenario sin escrúpulos y líder de un grupo de cazavampiros, tras eliminar a una comunidad de vampiros en un pueblo de Nuevo México y mientras lo están celebrando con alcohol y prostitutas, sufren el ataque de Jan Valek (Thomas Ian Griffith) un vampiro de más de 600 años obsesionado por encontrar la cruz de Berziers, una reliquia que le permitirá moverse a plena luz y ser finalmente indestructible. En el ataque, Katrina (Sheryl Lee) una de las prostitutas, es mordida por Valek, y queda a partir de entonces conectada con él y destinada a ser un chupasangre. Crow, acompañado de su colega Montoya (Daniel Baldwin) y de un cura enviado por el Vaticano (Tim Guinee) utilizará a Katrina para acercarse a Valek y su grupo, tenderles una trampa e intentar acabar con ellos.
    
    
    Con un guión de Don Jacoby según la novela de John Steakley, John Carpenter desarrolla uno de los mejores films de terror de los últimos años. Una historia que nos sumerge en el mundo de los no-muertos y en la que el director nacido en Kentucky, con la perversidad que le caracteriza, expone toda su fantasía sobre el vampirismo y la presencia amenazante del Mal. Para ello, subvierte la personalidad tradicionalmente seductora de ese mito legendario del terror, habitualmente envuelto en un aura romántica y fatalista, para presentarlo como un ser sin escrúpulos, envilecido y depredador, que únicamente arrastra consigo la muerte y la destrucción. 


   Gran entusiasta del western, Carpenter declara:<< hice todo lo posible para quitarle todos los elementos góticos al film porque no quería hacer una película de terror convencional, no me interesaba hacerla al estilo de Roger Corman, por eso ambienté la historia en el far-west... >>. Pero el cineasta no puede disimular las ráfagas de western gótico fronterizo que destilan muchas secuencias, porque salvando diferencias y constatando analogías es de lo que se trata, de una película del oeste transformada, en la que los bandidos han sido sustituidos por vampiros y con la que el director de La Cosa, en un alarde de imaginación desbordante, dominio técnico y potente energía, rinde homenaje a sus/nuestros admirados Hawks y Peckinpah.


   Vampiros de John Carpenter comienza de manera trepidante y deslumbradora: una cuadrilla de tipos rudos de bajan de un vehículo high-tech portando un gran arsenal que incluye toda clase de armas automáticas, ballestas, lanzas, estacas... Poco a poco se van adentrando con esmerado sigilo en una granja aparentemente vacía, la tenebrosa luz de las linternas da paso a una orgiástica matanza al más puro estilo gore, donde los vampiros serán aniquilados de múltiples formas, a cual más dolorosa e insufrible. Con una puesta en escena que roza la perfección, elegante a pesar de estar tamizada por cierto tono de serie B, John Carpenter’s Vampires es a día de hoy la mejor película de su director, no exenta de un “incisivo” sentido del humor, elemento consustancial en toda su obra, un ritmo electrizante que en ningún momento decae y acorde con una inmejorable conjunción narrativa. 



   El film se presenta como imprescindible para los amantes del género, lo es por su fastuosa estética en la línea de Abierto hasta el amanecer, porque rompe con algunos tópicos de la mitología de los chupasangre y demás malignos, porque es a la vez lóbrega y luminosa, porque desde un prisma inédito enfrenta a los salvajes y sanguinarios no-muertos con una crueldad y ferocidad aún mayor, la del ser humano, que al mismo tiempo que impone su ley, condena su alma. Es de destacar la perfecta elección de un reparto armónico en donde sobresale James Woods, que borda el papel de cazavampiros hosco y mal hablado, así como la impresionante fotografía de Gary B. Kibbe. 
    

miércoles, 26 de julio de 2017

KENDALL JENNER, LA MÁS BELLA DE LA TRIBU KARDASHIAN


   La modelo californiana Kendall Jenner (Los Ángeles, 3 de noviembre de 1995) goza de mucha popularidad en los Estados Unidos. Hija del medallista olímpico Bruce Jenner y de la empresaria Kris Jenner, estrella del espectacular show “Keeping up with the Kardashians”. Kendall tiene una hermana, Kilye, y es hermanastra por parte de madre de las famosas Kim, Kourtney y Khloé Kardashian, también de Rob, claro.

   
  Jenner, que mide 1´79 m, comenzó su carrera de modelo a los 14 años. Su primer trabajo fue una campaña para Forever 21 en diciembre de 2009. Un año más tarde apareció en la aplicación Snapshot de la revista Teen Vogue. Pero su debut como modelo de pasarela le llegó de la mano de Sherri Hill en septiembre de 2011, durante la semana de la moda en Nueva York.


   A partir de ahí las cosas vinieron rodadas. No obstante, para finales de 2012 Kendall había posado para multitud de publicaciones como Seventeen, Elle, Ok! Y Looks. Fue en 2013 cuando firmó un contrato con The Society Management, y en los meses siguientes posó para W Magazine y V Magazine. Durante la primavera de 2011, nuestra modelo desfiló para Marc Jacobs en Nueva York, para Giles Deacon en Londres, y para Chanel y Givenchy en París. En mayo de ese mismo año, Kendall hizo su debut social en la gala Met de Nueva York y en el Festival de Cine de Cannes. También ha desfilado para firmas como Donna Karan y Tommy Hilfiger.

  
  Elegida en 2014 nuevo rostro de Estée Lauder, Jenner fue incluida en el ranking de Models.com, siendo la modelo más seguida en Facebook e Instagram, y la segunda más seguida en Twitter. También fue la segunda modelo más googleada del año tras Kate Upton.


   Junto a Ashley Benson y Kevin McHale apareció en el videoclip Black Light de la banda On Call y en un episodio de Hawai Five-0. Además, presenta regularmente junto a su hermana algunos eventos públicos. Y con Kilye también ha escrito una novela titulada Rebels: City of Indra, en la que igualmente participó la escritora fantasma Maya Sloan. Un texto que tuvo una pésima acogida crítica. Kendall es la más bella de todo el clan Kardashian, y forma junto a su hermana una pareja muy dinámica en los negocios, pues son dueñas de una línea de ropa, joyería, zapatos, complementos… ¡Madre, Kendall no tiene límites!


lunes, 24 de julio de 2017

CRÍTICA: "DUNKERQUE" (Christopher Nolan, 2017)


La mejor película bélica desde Salvar al soldado Ryan
DUNKERQUEêêêê
DIRECTOR: CHRISTOPHER NOLAN.
INTÉRPRETES: TOM HARDY, FIONN WHITEHEAD, MARK RYLANCE, KENNETH BRANAGH, CILLIAN MURPHY.
GÉNERO: BÉLICO / EE.UU. / 2017 / DURACIÓN: 107 MINUTOS.
 
      
   Pocos directores pueden presumir de tener una filmografía tan brillante en las dos últimas décadas como la que atesora el inglés Christopher Nolan. Como el éxito nunca sale gratis, esto ha contribuido a que una legión de haters (patéticos odiadores profesionales) esperen como agua de mayo el estreno de cada película suya para ponerle a caer de un burro. Los que amamos el cine comprendemos su envidia a pesar de que este sentimiento siempre supone un vano y tóxico esfuerzo que te resta vida. La cuestión es que Nolan es un tipo guapo, elegante, talentoso y triunfador, es decir todo lo que desearían ser esa caterva de mediocres, amargados y fracasados que suspiran por poseer una sola chispa del ingenio del que está dotado el firmante de espléndidas películas como Memento, Insomnio, El truco final, El caballero oscuro, Origen o Interstellar. Pues, créanme, de tan pueril motivación surge tanta ponzoña, la ridícula envidia, el inútil odio.

    
   Dunkerque nos narra un acontecimiento muy conocido por los aficionados a la historia: En plena Segunda Guerra Mundial, cientos de miles de soldados británicos, franceses y belgas se encuentran rodeados por las fuerzas enemigas en la ciudad francesa de Dunkerque. Atrapados en la playa con el mar a sus espaldas, se enfrentan a un callejón sin salida mientras sienten en el cuello el aliento del ejército alemán. Conocida como Operación Dinamo o el Milagro de Dunkerque, tuvo lugar una complicada evacuación del destacamento aliado en territorio francés a finales de mayo de 1940. La operación permitió el rescate de más de 200.000 soldados británicos y cerca de 140.000 franceses y belgas.

  
   Nolan enciende rápidamente la mecha con una secuencia que es un prodigio de planificación: un grupo de soldados británicos pasean despreocupadamente por las calles de Dunkerque mientras una lluvia de folletos lanzados por los alemanes caen sobre ellos advirtiéndoles que están rodeados y que no tienen otra salida que rendirse. La precisa y elegantísima configuración de esa escena de aparente calma se rompe cuando una ráfaga de proyectiles convierte en un infierno la incursión en la ciudad y les deja expuestos en su loca huida. El enemigo está siempre en la sombra, invisible, acechante, como un fantasma, pero seremos testigos de sus letales acciones, de su poderosa maquinaria de guerra, de su acoso y terrible amenaza. Nolan, con la pericia que le caracteriza, sienta así las bases de lo que nos espera: un relato parco en diálogos, minimalista, un tremendo ajetreo de vidas en peligro en donde el movimiento se eleva por encima de las palabras -hombres frente a un abismo y con los lobos a las espaldas- y un tratamiento contundente aunque mesurado –no distante- de la violencia.


  Con un gran despliegue de recursos técnicos, si algo hay que valorar en Dunkerque es la fisicidad de la acción, el tremendo latido del miedo, la pulsión de la locura, la extrema tensión, la acuciante y negra sombra de la tragedia y el ciego y emocionante heroísmo humano. Lo peor y lo mejor de nuestra especie sale a flote en las extensas playas de la ciudad francesa para mostrarnos los horrores de la guerra y la épica preñada de sentimiento y de verdad de tantos civiles que no dudaron en surcar el mar con unas simples barcazas teniendo como misión salvar a sus soldados.  


    La épica evacuación fue posible gracias a la confianza del mando militar alemán que pensaron que con unos pocos aviones sería suficiente para aniquilar al enemigo y a que los aliados se aprovecharon de esa errática decisión para rescatar a los suyos. Pero los cerca de 350.000 soldados acorralados, derrotados e impotentes sobrevivieron con la certera impresión de que serían fumigados como hormigas  por la Luftwaffe (Fuerzas Aéreas Alemanas) al mando de su comandante supremo Hermann Göering, que pensaban que con sus Stukas, Heinkel y Junkers ni siquiera tendrían la necesidad de utilizar su mortal artillería.


  La función alterna tres escenarios distintos con la misma precisión e impacto sensorial jugando con el tiempo y el espacio: las batallas que se desarrollan en el cielo, intensas escaramuzas aéreas en donde los aviones Spitfires de la RAF británica hacen frente a los cazas alemanes que están masacrando a los soldados aislados en la playa: atención a la, una vez más, magistral actuación de un Tom Hardy con la expresión serena del que ha cumplido con su deber; las tribulaciones en la tierra, con los soldados aliados indefensos, aterrorizados, esperando una muerte segura y presas fáciles para los Stukas alemanes; la lírica estremecedora en el mar, con todos esos civiles al timón de todo tipo de barquichuelas que pudiesen mínimamente navegar y que hacen lo imposible para intentar salvar a sus hombres aunque en la misión pierdan la vida. 


    La tensa espera en el espigón, en la playa, retrata a un ejército derrotado y sin esperanzas, y aunque la empatía y la solidaridad se acaban imponiendo al latente drama, sabemos que muchos de esos soldados quedarán tarados de por vida, inmersos en las más atroces pesadillas. Sin dotar a la función de elementos enfáticos, con una punzante, electrizante y asfixiante banda sonora a cargo de Hans Zimmer, que se eleva como su mejor trabajo hasta la fecha, Nolan convierte en héroes a unos simples supervivientes dotando al relato de desasosiego, hondura y sinceridad, soldados que serían cruciales para la victoria final de los aliados en una guerra que entonces estaba en sus inicios. La mejor película bélica desde Salvar al soldado Ryan.

sábado, 22 de julio de 2017

SARA SAMPAIO, NUESTRA BELLA VECINA PORTUGUESA


   Me gusta Sara Sampaio, supermodelo portuguesa que se dio a conocer cuando fue elegida “Pelo Pantene” en 2007. Ha trabajado para Calzedonia, Tommy Hilfiger y es uno de los más bellos ángeles de Victoria´s Secret. Nacida en Oporto el 21 de julio de 1990, ha ganado los Globos de Oro a la mejor modelo del año portuguesa desde el año 2011 hasta 2016.


    Sara fue descubierta con 15 años, pero no fue hasta que cumplió los 16 en 2007 cuando se le permitió participar en concursos de moda, pues sus padres son muy estricto y la obligaron a terminar los estudios de secundaria para dedicarse a la carrera de modelo a un nivel profesional. Ha trabajado para Agatha Ruíz de la Prada promocionando uno de sus perfúmenes, también realizó spots televisivos para la marca Axe de desodorantes.


    En 2012 fue portada de Vogue Portugal, y junto a Irina Shayk participó en la campaña Blumarine otoño/invierno 2011/2012. En 2013 fue portada de la revista GQ, y ese mismo año posó para Rosa Cha junto a Barbara Palvin. Ha aparecido en las ediciones 2014 y 2015 de Sports Illustrated Swimsuit, ganando el premio a “Rookie del Año”.


     Ella ha sido portada de multitud de prestigiosas revistas de moda y tendencias, y cuando la publicación Maxim rindió tributo al 20 aniversario de la firma Victoria´s Secret incluyó a Sampaio como una de los ángeles más hermosos de todos los tiempos.

     
   Sobre lo de posar desnuda Sampaio opina que para ella sus cuerpo es una forma de expresión artística, por lo tanto cuando posa desnuda está creando arte, algo sobre lo que no puedo estar más de acuerdo. Y dice que las personas deben sentirse cómodas en su propia piel sin importar si son más o menos guapas, bajas o altas, delgadas o gordas, pues cada metabolismo es diferente. Así, ha formado parte de la campaña de “A body for Everybody”. A mí me vuelve loco mi vecinita portuguesa, y este post es un homenaje Sara y a ese país que aunque mucha gente lo desconozca es un vivero de mujeres hermosas.