domingo, 28 de abril de 2013

CRÍTICA DE "COMBUSTIÓN"

Buen cine comercial sin complejos
COMBUSTIÓN êêê
DIRECTOR: DANIEL CALPARSORO.
INTÉRPRETES: ÁLEX GONZÁLEZ, ADRIANA UGARTE, ALBERTO AMMANN, MARIA CASTRO, MARTA NIETO, LUIS ZAHERA.
GÉNERO: ACCIÓN / ESPAÑA / 2013  DURACIÓN: 104 MINUTOS.   
     
    El donostiarra Daniel Calparsoro parece encontrarse en una etapa efervescente de su carrera. Hace pocos meses asistimos al estreno de la irregular Invasor (2012) y ahora nos presenta la que hasta la fecha es la película número ocho de su filmografía aunque, eso sí, sin dejar de lado sus incursiones en el medio televisivo, para el que ha realizado la miniserie de dos capítulos producida por Antena 3 Tormenta, que pudimos ver el pasado mes de febrero. Amante del thriller, el cine de acción y las pasiones al límite (lo que le convierte en una rara avis dentro del panorama nacional), Calparsoro nos presenta esta especie de Fast & furious a la española que nos narra la historia de Mikel (Álex González) que está a punto de casarse con Julia (María Castro) dueña de una prestigiosa joyería heredada de sus padres. Durante su fiesta de compromiso, Mikel conoce a Ari (Adriana Ugarte), una de las camareras del catering.


      Automáticamente surge entre ellos una fuerte atracción, y por más que Mikel intenta controlar su deseo, acabará entre los brazos de ella y abandonando a Julia. Ari anda metida en el mundo de las carreras ilegales de coches, algo que despierta el lado salvaje de Mikel, pero lo que éste no sabe es que el encuentro con Ari no ha sido casual, pues forma parte de un plan ideado por ella y su novio, Navas (Alberto Amman) y que en realidad a lo que se dedican es a seducir a incautos para introducirse en sus casas y robarles. Las cosas se empezarán a torcer cuando Ari se dé cuenta de que se está enamorando realmente de su víctima, lo que desatará la furia de Navas haciendo que todo se vuelva imprevisible.   


      Si el cine español busca que el público juvenil regrese a las salas tendrá que ser con artefactos como éste. Calparsoro lo ha intentado desde siempre con desigual fortuna, aunque fue una lástima que su ópera prima y mejor película hasta la fecha, la sórdida Salto al vacío (1994) tuviera tan mala distribución y como consecuencia pasara tan desapercibida. Con estética de videoclip, COMBUSTIÓN es un buen ejemplo de cine mainstream que no desmerece de otros productos hollywoodienses rodados con presupuestos infinitamente mayores.


      
      Su pulcro aspecto visual, las adrenalínicas carreras de coches de alta gama, la impenitente música electrónica a cargo de Carlos Jean y las magníficas figuras que lucen su trío protagonista, son elementos suficientes para que la función resulte atractiva para ese público adolescente tan alejado de las propuestas que generalmente ofrece el cine patrio, y que sólo busca un entretenimiento pasajero con alicientes como la violencia, la velocidad a tope con coches de lujo, el sexo salvaje y la música dance cañera. El espectador se encontrará con un relato más maduro que 3 metros sobre el cielo, las escenas de acción están rodadas de manera más creíbles y la progresión dramática logra mantener la tensión sin dejar que la narración caiga nunca en el ridículo.


      
      Daniel Aranyó ambienta los escenarios con una climática luz para dibujar auténticas postales urbanas, una prueba del gusto de un todoterreno como Calparsoro para rodearse de competentes artesanos. Dejando de lado los aspectos técnicos, COMBUSTIÓN funciona por el buen pulso de su director y la labor de un trío protagonista envueltos por una química especial; contengan la respiración cuando el apasionado y visceral Álex González y la zorra seductora Adriana Ugarte fundan tórridamente sus cuerpos en una escena soft-core que provoca hormigueos… sin olvidarnos de un Alberto Ammann duro, cruel y camaleónico como pocos demostrar su talento en todos los registros.    


      Como en casi todas las historias, hay una víctima, que en este caso un tipo que se ve enredado en la tela de araña que le tiende una mujer fatal, el camino a la perdición parece estar marcado para él que creía haber encontrado la estabilidad económica y emocional tras un pasado borrascoso que actúa de intrahistoria. El film, tamizado por una pátina cool y una estética sofisticada, en ningún momento tiene proyección de trascender camuflando la simpleza de su guión, actuando sólo como una muestra equidistante de buen cine comercial que se presenta ante el espectador si ningún complejo.  

viernes, 26 de abril de 2013

DORISMAR Y EL COLECCIONISTA DE BESOS



      DORISMAR, nacida Dora Noemí Kerchen, vio la luz en Buenos Aires el 14 de marzo de 1975. Modelo, actriz, presentadora y cantante, comenzó su carrera profesional en Argentina para después trasladarse a Miami. De 2000 a 2006 presentó el programa de televisión estadounidense Caliente, y al principio de aquella década también trabajo en el programa El gordo y la flaca de la cadena Univisión.


      
     En marzo de 2003 fue portada de la edición estadounidense de la revista Playboy, y lo hizo como integrante de Las más bellas mujeres de la TV latina. Al año siguiente participó en el reality Protagonistas de la fama VIP.

                                           
      Dorismar se vio en vuelta en una polémica cuando formó parte de una campaña para detener la depredación de huevos de tortuga en México, ya que su imagen apareció desnuda en pósters y mantas, lo que motivó la protesta de un grupo de mujeres (¡qué gilipollez!) que presionaron al gobierno que optó por la censura.


      
      Ha debutado como cantante con un álbum que no ha encontrado demasiado eco y desde 2007 trabaja en el programa Desmadruga2 en la sección “Tus fantasías con Dorismar”. En 2010 participó en la telenovela mexicana Triunfo de amor, trabajos que siempre ha ido alternando con posados para revistas como Playboy, H para hombre y Extremo  



     Al extraño que habita en mí le ha dado por coleccionar besos, por eso de la diversidad, de que no ocupan mucho espacio, son fácilmente transportables y actúan como bálsamo para la desesperación. Estoy pensando, Dorismar, en rendir homenaje a tus besos como parte de un ritual delirante de labios dalinianos, húmedos, pulposos, entreabiertos. En un nuevo ensayo para la ceguera he comprobado cómo me besas desde la oscuridad como besa la mujer del mejor guerrero; besos empapados en lágrimas como besos de novios en el andén de la despedida; besos calientes como el pan recién horneado, fríos como sepulcros. Créeme, es difícil mantener la calma cuando siento esa pulsión extrema debajo de tu blusa… o suspiro en el vértice perfecto de tus ingles. Necesito llegar hasta el límite para alcanzar la mansedumbre, y con un aleteo de palomas el amanecer siempre me sorprenderá abrazado a tus muslos.  

martes, 23 de abril de 2013

LAS FOTOS HIPNÓTICAS: CARMEN ELECTRA



     CARMEN ELECTRA (Cincinnati, Ohio; 20 de abril de 1972), nacida Tara Leigh Patric, tras mudarse a California de 1972 y conocer al cantante Prince (que la convenció para cambiar su nombre por el más artístico de Carmen Electra), firmó un contrato con la compañía discográfica del famoso cantante que marcó un corto recorrido como vocalista de un grupo de rap. 

     Su figura comenzó a ser conocida a través de varios programas de televisión y fue en 1996, tras aparecer en la revista Playboy, que su fama creció considerablemente, consiguiendo papeles estables en la popular serie Los vigilantes de la playa y en el programa Singled Out de la MTV. En la pantalla grande la conocemos por sus apariciones en infumables parodias como Scary Movie (2000), Scary Movie 4 (2006), Casi 300 (2008) y Disaster Movie (2008). 

   Un cochambroso currículum por el que ni siquiera va ser nombrada en ninguna historia del cine. Sorprendentemente, y a pesar de su fama de sex symbol, Electra ha rechazado casi siempre aparecer desnuda en la pantalla, sólo encontramos un desnudo en los inicios de su carrera en el desconocido film The Mating Habits of the Earthbound Human (1999).


       Ámame lo suficiente, Carmen, y te construiré una cabaña sin grietas en un bosque silencioso. Te cuento: crecí a la sombra de las muchachas en flor, como Proust; miré fijamente el abismo hasta que el abismo me escupió en la cara, como Nietzsche; y sé cuánto pesa mi alma en la balanza de Zeus. Ahora necesito tu cuerpo para sentir fluir mi sangre, para despojarme de esta asfixia que me hace vomitar la vida cada mañana, y gritarle a las sombras que en esta noche fingida voy a quedar inane entre las sábanas, sin voluntad para morder tus labios rojos, para mantener firme el mástil entre el puente de tus nalgas. Sólo abriré los ojos para buscar el azul abrasivo de tu mirada… que calma mi estado febril… los escalofríos del sexo. 

lunes, 22 de abril de 2013

FOTOGRAMAS EN LA RETINA: "HABITACIÓN EN ROMA"



      Hay muchos directores españoles cuya filmografía se puede contar en bodrios por km2 de celuloide: Julio Medem se lleva la palma. Películas como Vacas, La ardilla roja, Tierra, Los amantes del círculo polar, Lucía y el sexo, Caótica Ana y su último pestiño, HABITACIÓN EN ROMA, son ejemplos lo suficientemente representativos de la trayectoria artística de un cineasta que no tiene nada que contar y su incesante, baldía,  búsqueda de un universo propio, un director con ínfulas de auteur que en ocasiones hace gala de una cursilería tan patética como ridícula. 



      Para Habitación en Roma (2010) se inspira en el film En la cama (Matías Bize, 2005) y nos sitúa en el verano de 2008. En un hotel del centro de Roma se conocen dos hermosas mujeres; una rusa, Natasha (Natasha Yarovenko), y otra española, Alba (Elena Anaya). En la habitación del hotel se respira un ambiente cargado de erotismo y sensualidad, durante toda una noche y las primeras horas de la mañana surgen sentimientos nuevos que Alba y Natasha asumen con naturalidad, dejándose llevar por emociones erógenas y sensitivas, desvelando sus vidas y, a pesar de su mutua atracción física, el amor sincero hacia sus respectivas parejas. Una aventura física que les tocará el alma antes de que por la tarde cada una de ellas siga su destino.


     
 
     No hay duda de que el donostiarra Medem se considera un artista de pies a cabeza, pero resulta extraño que pueda engañar a alguien intentando camuflar el goce físico de  dos bellísimas mujeres (que se acarician, se masturban y practican sexo oral), con el lirismo de un discurso que pretende abrir en canal el corazón. 

      Todo es mentira, hasta las situaciones que se suponen trágicas resultan risibles, teniendo en cuenta que lo mejor de la función es la visión de los dos cuerpos desnudos de sus bellas protagonistas y su entrega profesional en la convicción de que estaban creando una obra de arte. Lo peor es que esta impostura falsamente poética parece iniciar una escalada dramática insufrible, cuando en realidad concentra de forma ampulosa el vacío y la banalidad de un cine sin alma, sin sustancia.  

domingo, 21 de abril de 2013

CRÍTICA DE "MEMORIAS DE UN ZOMBIE ADOLESCENTE"

Aquí huele a muerto
MEMORIAS DE UN ZOMBIE ADOLESCENTE êê
DIRECTOR: JONATHAN LEVINE.
INTÉRPRETES: NICHOLAS HOULT, TERESA PALMER, JOHN MALKOVICH, ROB CORDDRY, DAVE FRANCO.
GÉNERO: COMEDIA / EE. UU. / 2013  DURACIÓN: 97 MINUTOS.
     
     En el año 2011 Jonathan Levine nos sorprendió con 50/50 una maravillosa película que basculaba entre el drama y la comedia y que protagonizada por Joseph Gordon-Levitt nos contaba la historia de un chico al que le diagnostican un cáncer y que con la ayuda de su madre, su mejor amigo y una terapeuta irá descubriendo las cosas que verdaderamente importan en la vida. El joven cineasta neoyorquino nos presenta ahora MEMORIAS DE UN ZOMBIE ADOLESCENTE, un film que adapta la novela de Isaac Marion, quien a su vez basó la novela en un corto escrito por el mismo.  


      R (Nicholas Hoult) un zombie resultado de un apocalipsis mundial que deambula como alma en pena por el aeropuerto con otros zombies como M (Rob Corddry). Los dos, junto con otros de su especie, sobreviven gracias a las masas encefálicas de los humanos que aún están vivos y que, además, les permite apropiarse de sus recuerdos. En una de las cacerías se topan con un grupo de humanos del que sobresale Julie (Teresa Palmer) quien ha sido enviada por su padre, el coronel Grigio (John Malkovich) con el fin de que localice medicamentos y otros productos de primera necesidad en alguno de los edificios. R, inmediatamente se siente atraído por ella.


      En un enfrentamiento entre los dos bandos, el novio de Julie, Perry (Dave Franco) cae en las fauces hambrientas de R, alimentándose así de sus sesos y absorbiendo los recuerdos de su vida con Julie. El combate entre humanos y zombies provoca que R se vea obligado a rescatar a Julie y llevársela a su hogar, un avión del aeropuerto, donde su amistad se incrementa. Aunque la atracción es mutua, ella le convence para que le deje regresar con los suyos.


      Sin haber visto la película, mucha gente pensará –para bien o para mal- que MEMORIAS DE UN ZOMBIE ADOLESCENTE es algo así como la versión zombie de la saga Crepúsculo. Craso error porque aun compartiendo el mismo público teen y las bases temáticas del subgénero, la propuesta de Levine se eleva como una narración singular sobre los cruces del destino, la posibilidad de sentir el amor más allá de la muerte y cómo alcanzar la salvación a través de los sentimientos. Aunque su título invita a ello, es cierto que resulta un poco cansino que este tipo de películas utilicen la voz en off como recurso básico, no molesta en exceso pero resta dinamismo a la acción haciéndola más distante.


      Romper el mito de la imposibilidad del amor entre un zombie y una humana parece ser el leit motiv esencial y original de este relato de reminiscencias shakesperianas (R, Romeo, y Julie, Julietta) que ambienta la acción en un escenario postapocaliptico, pero el mayor acierto de sus responsables es no tomarse la cosa demasiado en serio, pues su nula capacidad de trascendencia ayuda a digerir una función que se mueve entre las spoof movie y el cine exploit, entre la comedia romántica y el terror de aquí huele a muerto.  


      Lejos del estilo ñoño y relamidamente kitch de Crepúsculo, Levine nos presenta un film que se ve con simpatía. La historia es simple y sin segundas lecturas más allá de la crítica –no tan soterrada- sobre la incomunicación/zombificación de una sociedad a causa de la adicción a las nuevas tecnologías, que nos convierten en seres catatónicos incapaces de apreciar en su verdadera dimensión las cosas más cercanas, simples y bellas. Con aceptables interpretaciones, sin apenas escenas de acción, mediocres efectos especiales y una buscada indefinición de géneros, el invento pierde fuelle con la melosa historia de amor entre los protas, que se le podía haber sacado un jugo más ácido y gamberro, en la línea de estrambótica parodia que sus responsables intentan construir. Si bien a la película le costará encontrar un público entregado, el mejor consejo es adentrarse en ella con cierto distanciamiento, no puede ser de otro modo con un relato que desmitifica la clásica figura del zombie dotándola de unas emociones hasta ahora imposibles.

jueves, 18 de abril de 2013

AYLIN MÚJICA, CON TETAS TAMPOCO HAY PARAÍSO


                                           
      
      Se lo ha pensado, pero finalmente la hermosísima actriz cubana AYLIN MÚJICA forma ya parte de la emblemática historia de la revista Playboy, en la cual ha aparecido en la edición mexicana del pasado mes de marzo. Nacida en La Habana el 24 de noviembre de 1974, la actriz, presentadora, modelo, cantante y bailarina vive actualmente en Miami y es madre de tres hijos, algo increíble si observamos su figura.




      Ya con ocho años asistía a la Escuela Nacional de Ballet y a los 15 ingresó en el Instituto Superior de Artes, donde estudió Arte Dramático, estudios que completó a los 18 años matriculándose en la famosa Escuela Internacional de Cine de la capital cubana.




     A esa edad se trasladó a México, donde dio comienzo su carrera como modelo de spots publicitarios y videoclips de artistas mexicanos. Aylin ha posado para revistas como Interviú y H para hombres, y en 2006 fue fichada por la cadena de televisión mexicana Telemundo, donde desarrolla el grueso de su carrera como presentadora y actriz de telenovelas tan famosas como Aurora o Sin tetas no hay paraíso. Ha participado en varias obras de teatro y en alguna película como A propósito de Alexa (Rene Bueno Camacho, 2008) que no he tenido la oportunidad de ver.


    
      A MI AMIGO CARLOS DONOSO PEÑA, EN MEMORIA
      Decía Jorge Luis Borges: “La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte por venir”. Como  bien sabes, amor, en Borges está todo. Dime, niña, ¿hacia dónde va el humo de la tristeza? ¿Para qué abrir las puertas de mi alma si sólo entran tinieblas? La vida me hiere a cada paso dejando mi imagen desvaída fragmentada en mil pedazos, rota por todas las costuras. Perdona este sinsentido, pero no encuentro esperanzas en esta muerte que llega y abraza sin ningún protocolo a mi mejor amigo. ¿Qué debo hacer? ¿Llorar eternamente ¿Gritar hasta morir? ¿Dar cuchilladas ciegas a este mundo traidor que nos hace tan vulnerables? Para eso se tienen amigos, cielo, para sentir el dolor abierto como una grieta irreparable y enterrar las cenizas de los recuerdos en un nicho frío y honorable. Un nicho donde apenas caben mis espaldas para dar a mi amigo un último abrazo, pues  en su ausencia no encuentro ya consuelo. 
      Descansa en paz, amigo Carlos, tuya es la Gloria.