viernes, 29 de marzo de 2013

ANGELINA JOLIE, LA MÁS DESEADA



      ANGELINA JOLIE (Los Ángeles, 4 de junio de 1975), es hija del actor John Voight (con el que guarda un gran parecido) y de la desconocida actriz canadiense la Marcheline Bertrand. Su debut cinematográfico oficial se produjo en 1993 en el subproducto de ciencia-ficción Cyborg 2 (Michael Schroeder), aunque se da a conocer internacionalmente con la película Hackers (Ian Soltley, 1995), un thriller informático rutinario protagonizado por un grupo de expertos alucinados con la tecnología.

      Film donde conoció a su primer marido, el actor británico Johnny Lee Miller, lo mismo que ocurrió con su segundo esposo, el actor Billy Bob Thorton, tras coincidir ambos en aquella mediocre película sobre controladores aéreos titulada Fuera de control (Mike Newell, 1999), y lo mismo que sucedió con su actual pareja, el deseado Brad Pitt, con el que protagonizó la insufrible Sr. Y Sra. Smith (Doug Liman, 2005), y que casado con la actriz Jennifer Aniston lo dejó todo para unirse a la diva de labios pulposos y convertirse en un todo que la prensa rosa chicle bautizo con el apelativo de “Brangelina”. 

      Tras participar en el mediocre thriller El coleccionista de huesos (Phillip Noice, 1999), consigue el Globo de Oro y el Oscar a la Mejor Actriz de Reparto por Inocencia interrumpida (James Mangold, 1999), un drama protagonizado por Winona Ryder sobre una mujer que durante los años 60 vivió cerca de dos años en un hospital psiquiátrico porque a sus padres no les gustaba su peculiar personalidad. 


      Con la adaptación del vídeo-juego Lara Croft: Tom Raider (Simon West, 2001) y su secuela en 2003, se convierte en una de las actrices mejor pagadas de Hollywood. Recordemos que junto a nuestro Antonio Banderas protagonizó aquel bodrio titulado Pecado original (Michael Cristofer, 2001), remake del clásico La sirena del Mississippi y en el que la pareja aparecía en una secuencias muy tórridas que fueron muy comentadas. La mejor interpretación de su carrera la logra con El intercambio (Clint Eastwood, 2008), magistral y sombrío relato del maestro en el que Angelina hace de una madre soltera cuyo hijo desaparece sin dejar rastro. Actualmente,  Angelina es embajadora de buena voluntad de ACNUR USA.       


        Buena voluntad que también tuviste conmigo, que me acogiste sin preguntarme nada. Yo era como un peluche sucio y maloliente abandonado en la basura, un títere en la agonía recitando el estribillo de una canción fúnebre. 

     

      Fuiste mi salvación, Angelina, estabas tan delgada que oía chirriar tus huesos, tan pálida como una flor agostada, como el espectro de una virgen sin pintura. Cuando hacíamos el amor salía el imbécil que llevo dentro, adornando los movimientos con una torpe impostura deportiva, hasta que te enfadabas, fruncías tus labios caníbales y apagando el cigarrillo en el vaso de whisky me gritabas: ¡Fóllame de una puta vez! Sentencia heavy, irreverente y nada furtiva que me conminaba a desflorar tu alma preñándola de primavera. Sin ningún respeto, como si se tratara de un Brad “Pitto” cualquiera. 
    

jueves, 28 de marzo de 2013

CRÍTICA DE "LA CAZA" (JAGTEN)

Mentiras y falsas denuncias: una lacra que destroza vidas

LA CAZA (JAGTEN) êêêê
DIRECTOR: THOMAS VINTERBERG.
INTÉRPRETES: MADS MIKKELSEN, THOMAS BO LARSEN, ALEXANDRA RAPAPORT, LASSE FOGELSTROM, ANNIKA WEDDERKOPP.
GÉNERO: DRAMA / EE. UU. / 2013  DURACIÓN: 111 MINUTOS.   
ESTRENO EN CINES: 19 DE ABRIL DE 2013.
    
     Hay películas que te obligan a hacer una toma de conciencia, te cabrean, te zarandean, te golpean y te dejan una acidez de estómago difícilmente soportable. El director danés Tomas Vinterberg (Copenhague, 1969) vuelve para presentarnos una obra a la altura de su mejor creación, Celebración (1998), aquel musculoso drama firmado bajo el estricto decálogo de la corriente purista Dogma´95, un torpedo en la línea de flotación de una putrefacta y cínica burguesía y en toda la estructura imperante que, a falta de remedios, prefiere ignorar, no saber. Todavía recuerdo con pavor aquella denuncia atroz y radical sobre los abusos y los métodos de coacción de una jerarquía familiar amparada en el silencio, el miedo y la debilidad de las víctimas para descargar en ellas sus fracasos, complejos y trastornos.


      De la obra posterior de Vinterberg sólo me resultó interesante Submarino (2010) crónica sobre dos hermanos que han crecido y viven en condiciones marcadas por las drogas y las dependencias. Todo aficionado esperaba que el guapo director nórdico nos volviera a sorprender con un nuevo drama psicológico sobre los aspectos más monstruosos de esta decadente sociedad.


      LA CAZA nos narra la rutina de Lucas (Mads Mikkelsen) un profesor de cuarenta años que tras un divorcio difícil ha encontrado una nueva novia, Nadja (Alexandra Rapaport) y se dispone a reconstruir su relación con su hijo adolescente, Marcus (Lasse Fogelstrom). Lucas, tras cerrar el colegio donde impartía clases trabaja en una guardería donde es adorado por todos los niños. Pero un día, una mentira inocente y fortuita de de la pequeña Klara (Annika Wedderkopp) que se siente atraída por él y que es la hija de su mejor amigo, Theo (Thomas Bo Larssen) hace que Lucas sea acusado sin pruebas, salvo el confuso y teledirigido testimonio de la niña, por el más repugnante de los delitos. Cercana la navidad, sobre un paisaje nevado, la mentira se propaga como un virus. El estupor y el recelo se extienden por la pequeña comunidad, obligando a Lucas a luchar por salvar su vida y su dignidad.
      
      Una verdadera conmoción me ha producido el visionado de esta magnífica película que ambienta su trama en un país desarrollado y una sociedad del bienestar tan hipersensibilizada con el tema de los abusos a menores. Al cinéfilo más impenitente la premisa le recordará el clásico de William Wyler La Calumnia (1961), o tal vez al excelente y escalofriante documental Capturing the Friedmans (Andrew Jarecki, 2002).


      Sin embargo, a mi me ha llevado a evocar aquel gravísimo error judicial y a aquella (es decir, esta) asquerosa e histérica sociedad sin escrúpulos que diseminó sospechas absurdas y crucificó a una mujer, María Dolores Vázquez, por el asesinato de de la joven de 19 años Rocío Wanninkhof, basándose en prejuicios, el seguimiento asfixiante de una prensa amarillista y una deficiente investigación policial asentada en indicios inconsistentes y sin ninguna prueba concluyente. Una mujer inocente que fue condenada en un grotesco juicio con jurado popular y encarcelada durante diecisiete meses. Posteriormente fue absuelta por instancias superiores, pero el mal ya estaba hecho. Me pregunto cómo reaccionaron y se sintieron todas aquellas personas que la estigmatizaron y llamaron asesina, la prensa carroñera, la policía inepta, aquel juez peligroso y el contaminado jurado que la condenó tras ser detenido el verdadero culpable del asesinato, Tony King, que posteriormente también asesinaría en 2003 a la joven de Coin Sonia Carabantes, algo que ¿se podía haber evitado?   


      Seguramente igual que los miembros de la comunidad retratada por Vinterberg, trataron de pasar página como si nada hubiera pasado aun siendo conscientes de que su irracionalidad, su histeria y sus prejuicios destrozaron una vida, o tal vez sus convicciones no acaben nunca por desmoronarse y seguirán desconfiando de la víctima refugiándose en un axioma falso e insensato “Los niños nunca miente”. Pero todos sabemos que sí lo hacen, constantemente y de forma interesada. Los niños miente más que hablan, tienen una imaginación desbordante y casi nunca les hacemos caso salvo cuando lanzan –sabrá Dios por qué- una terrible acusación contra un adulto, y que por poco fundada que esta sea convertirá la vida de la persona señalada en un infierno. Lucas era el mejor profesor, el mejor amigo, el mejor vecino y el mejor amante, en pocas horas pasará de héroe a villano, sintiendo en sus carnes la frágil línea que lo separa todo.  


       Sé que al ver la película muchos espectadores se preguntarán si los daneses ignoran que existió Freud y nos dejó el psicoanálisis. Pienso que con lo narrado anteriormente ni una pizca de soberbia o frivolidad debería aflorar a la hora de valorar la denuncia que lanza LA CAZASomos unos seres poco evolucionados, muy primarios, a la mínima dejamos escapar la bestia que llevamos dentro para diseminar el odio y acorralar a la presa. Un trabajo superlativo de Mads Mikkelsen que hace frente a la injusticia con la mayor entereza y dignidad, que intenta controlar la desesperación con el apoyo sólo de su hijo y de algún amigo. Lucas ha quedado aislado, es señalado, humillado y golpeado, siente impotencia porque hasta su novia duda de él, hace brotar la rabia en algunos momentos sintiendo las puñaladas traperas de la traición, y maneja con cierta contención un asunto que le dejará desfondado. Vinterberg demuestra una vez más lo buen director de actores que es y se desenvuelve de forma brillante manejando la tensión, poniendo el dedo en la llaga de las denuncias falsas (tan de moda en el tema de los abusos y los maltratos) y las sospechas ciegas que tanto daño hacen.

       La culpabilidad de los niños es muy relativa ante la reacción exaltada y la mentalidad calenturienta de los adultos que dan pábulo a sus mentiras e inaccesible imaginación. Cualquiera puede ser detenido por una mentira o una denuncia falsa y todo el mundo es culpable hasta que no se demuestra lo contrario, de ahí la importancia de un film que puede ser tomado como un oportuno documento social (está inspirado en hechos reales) y la valentía de un cineasta que clausura la cinta con un disparo que roza la cabeza de Lucas, una advertencia de que la caza nunca cesa. 

martes, 26 de marzo de 2013

TATIANA GIL Y EL ESPACIO DE LA REVELACIÓN


      


      TATIANA GIL es una modelo (dicen que también actriz aunque no he podido encontrar nada que la relacione con el Séptimo Arte) que nació en Antioquia (Colombia) en el año 1978. Más conocida por Tati, ha hecho trabajos publicitarios para Oxígeno, Wst Caribean, Bésame y Cocoa Jeans. Sus ojos son de color miel, mide 1´67 y luce unas medidas de ensueño, 90-60-90. 

      Tatiana practica yoga y le fascina la comida sana, tanto que abandonó sus estudios de Publicidad para estudiar en la Escuela Gastronómica de Colombia. 

      Este cronista recomienda a sus lectores que echen un vistazo a su perfil de Facebook donde encontrarán fotos e información de la bella colombiana, o mejor, pueden entrar en www.colombianmodels.com, comprenderán por qué Tati para el tráfico cuando camina por las calles.


     

      Ay, Tatiana, sintiéndote a mi lado, con mi corazón temblando y tu boca devorando mis entrañas, habito en el espacio de la revelación, lejos de los ritos de un mundo que todo lo enfanga. Despacio, subiendo las escalinatas de la vida he ido quemando etapas para llegar hasta ti, enlazando pesadumbres, guardando en mi alma mil misterios. 

      Te he buscado desde siempre. Creía verte cuando caminaba por el charol de las calles mojadas, cuando surcaba áridas tierras, nieves, selvas y mares ignotos. Me concedía el desahogo del llanto, fingía que amaba y me compadecía de mis errores mortales, abrazaba espectros en las desiertas noches etílicas. Te encontré y solté de golpe los remos, se rompieron los mástiles, se evaporó la exánime tristeza.


sábado, 23 de marzo de 2013

MIS PELÍCULAS FAVORITAS: "EL IMPOSTOR"

La inteligencia como defensa
EL IMPOSTOR êêêê
(LIAR, DECEIVER)
DIRECTOR: JONAS Y JOSH PATE.
INTÉRPRETES: TIM ROTH, CHRIS PENN, MICHAEL ROOKER, RENEE ZELLWEGER, ROSANNA, ARQUETTE, ELLEN BURSTYN.
GÉNERO: THRILLER / EE. UU. / 1997  DURACIÓN: 103 MINUTOS.         
    
      Los hermanos gemelos Jonas y Josh Pate debutaron en el año 1995 gracias al mecenazgo de Peter Glatzer con el film The Grave, auténtica revelación en el Festival de Sundance e inédita en las pantallas de nuestro país, nada de lo que han creado posteriormente como guionistas o directores ha logrado interesarme. Sí lo lograron con este oscuro thriller titulado aquí EL IMPOSTOR, una historia a costa del asesinato de Elizabeth (Renee Zellweger), una preciosa prostituta cuyo cadáver ha aparecido descuartizado. Entre sus pertenencias, un nombre: John Walter Wyland (Tim Roth) un joven rico y crapuloso que se convierte por esa prueba circunstancial en el principal sospechoso del asesinato, y al que no le queda más remedio que someterse al detector de mentiras.

       Al frente del polígrafo se encuentra uno de los mejores y expertos investicadores forenses, Kennesaw (Michael Rooker) al que acompaña en los interrogatorios el ambicioso detective Braxton (el ya fallecido Chris Penn). A lo largo de los días en que se desarrolla las sesiones con el detector, vamos conociendo las complejas y tortuosas situaciones personales que viven cada uno de ellos. El sospechoso intenta hábilmente engañar a la máquina, dar un nuevo rumbo a la investigación, acusando incluso a los propios investigadores.

      Con la producción otra vez de Glatzer, EL IMPOSTOR  es un ejercicio retorcido de expresividad narrativa, un film sórdido para el que la pareja de cineastas han diseñado una atmósfera claustrofóbica y, por momentos, espectral y subyugante. A través de fichas con datos generales (profesionales, sociales, familiares) vamos conociendo a grandes rasgos los perfiles de los protagonistas, y entre todos esos datos hay uno que nos indica por dónde pueden ir los tiros en el interrogatorio con el detector de mentiras al que tiene que someterse Wyland: su elevado coeficiente intelectual, que intuimos le puede servir para salir airoso de una situación tan comprometida como ser el único sospechoso de un escalofriante asesinato.

      Walter Wyland (un superlativo Tim Roth) un pijo epiléptico y adicto a la absenta del que su padre reniega, maneja con habilidad maquiavélica esa situación tan complicada, hasta el punto de hacerse con el control del interrogatorio policial y pasar de convertirse de investigado a investigador. Para ello, cambia de confesión, distorsiona la realidad y enfrenta a los dos policías que le interrogan con sus propios demonios: Kennesaw, experto forense cuya vida naufraga en medio de un matrimonio roto por las infidelidades de su esposa y sus celos patológicos como rémora para superar la dolorosa situación; el detective Braxton, al que su desmedida afición al juego le lleva a poner su vida en peligro.

       Los Pate reflejan de manera sobresaliente la tensión que tiene lugar entre las cuatro paredes de la comisaría donde se desarrolla el interrogatorio, y nos muestran a modo de flash backs imágenes fantasmales que emergen de las distintas confesiones y de una lúgubre cinta de vídeo. Mientras, flotando en el ambiente irrespirable de la sala, el olor nauseabundo del cadáver de una bella prostituta, evocación que supone para alguien mucho más que una sombra nocturna en un parque. Sin duda, lo más atractivo de esta incursión dentro del subgénero de los interrogatorios policiales, es el intento de involucrar a los detectives encargados de la investigación a base de ir diseminando dudas y sospechas, personajes sobre los que los cineastas han edificado oscuras e inquietantes vidas paralelas, personalidades volcánicas que pueden vomitar su lava en cualquier momento, sumergiendo al espectador en un microcosmos de falsas apariencias donde nada es lo que parece.
    
         El film de los hermanos Pate me ha hecho recordar una magistral película perteneciente al mismo subgénero, Pura Formalidad (Giuseppe Tornatore, 1994), film en el que el gran Gerard Depardieu da vida a un escritor acusado de un turbio asesinato y un no menos excelso Roman Polanski encarna al comisario que le somete a  un implacable interrogatorio. Magníficas apuestas para una sesión doble.

miércoles, 20 de marzo de 2013

CLOSER: NUNCA NATALIE PORTMAN ESTUVO MÁS BELLA



      En el año 2004 el veterano director Mike Nichols dirigió la interesante CLOSER, el film es una adaptación de una obra teatral de Patrick Marber estrenada con gran éxito en Broadway que nos presenta a un escritor frustrado (Jude Law), que redacta necrológicas y que está a punto de publicar su primera obra.

     Aunque vive con una encantadora bailarina de striptease (Natalie Portman), no puede evitar la tentación de enamorarse de la fotógrafa encargada de diseñar la portada del libro (Julia Roberts), que está emparejada con un dermatólogo (Clive Owen).
     
      Closer, ambientada en el Londres actual, es un film que nos habla de temas tan comunes y universales como el amor, el deseo, los celos, las infidelidades, los encuentros sexuales ocasionales y las relaciones cruzadas que dan paso a traiciones muy destructivas.

      Relaciones que no llevan a ninguna parte, ya que ninguno de ellos sabe qué quiere y a quién quiere. No obstante, la debilidad que siento por Natalie Portman me ha hecho distinguir su interpretación en esta cinta como la más bella y perfecta de su carrera. Su rol de stripper-camarera esconde un personaje suculento, seductor, enigmático y a la vez frágil, complejo y repleto de matices.

       Una suerte de Lolita trufada de femme fatale que nos hechiza desde su primera irrupción y nos hace babear con la visión de su hermosa anatomía. Pero, que el lector no se confunda: todo el contenido sexual de Closer está en la inusitada fuerza de sus diálogos, auténtica metralla para oídos refinados. 

martes, 19 de marzo de 2013

PAZ DE LA HUERTA, UNA PERSONALIDAD TAN LIBÉRRIMA COMO MAGNÉTICA


    
      Ya ha llovido desde que presenté a mis lectores a una por entonces desconocida PAZ DE LA HUERTA (Nueva York, 3 de septiembre de 1984). La modelo y actriz de padre extremeño ha dado desde aquel tiempo un salto cualitativo en las dos facetas de su ascendente carrera: desfilando para insignes diseñadores, posando para las más prestigiosas revistas y participando en decenas de películas y exitosas series de televisión que han hecho de ella una figura muy conocida fuera de nuestras fronteras. Paz, convertida en una de mis musas insustituibles, tiene alma de estrella provocadora, exhibicionista y de tremendo carácter. 

      Comenzó a actuar a los cuatro años de edad, habiendo obtenido una rígida formación dramática que incluye su paso por la ilustre The Actor´s Studio. Su padre vive en España desde que se separó de su esposa norteamericana cuando Paz contaba con doce años, así cuando su agenda se lo permite se da una vuelta por estos lares. 

      De tremenda actualidad por su papel de Lucy, la novia del político corrupto Nicky Thompson (Steve Buscemi), en la famosa y magnífica serie de la HBO Boardwalk Empire, producida por Martin Scorsese, sus últimos trabajos cinematográficos han sido en la inclasificable Enter The Void (Gaspar Noé, 2009) y en el thriller minimalista de Jim Jarmusch En los límites del control (2009), pero lo que realmente impresiona es el teaser-póster de su próxima película que desde hace semanas circula por la Red, Nurse 3D, en el que vemos a nuestra diva desnuda y bañada en sangre.   
     
     Sé que disfrutas humillándome, mirando a través del enorme agujero donde antes estaba mi corazón, algo que dejaría sin vida a cualquier humano pero que a mí sólo me hace diferente. Porque tengo la turbia certeza de que sin ti no soy nada, y te dejo lamer mi surtidor de amor para que uses mi crema como hidratante de un cutis que florece con cada amanecer. 

      Sé también, Paz, que el terror y la obscenidad no tienen límites para ti. Ahora te veo con tus frías nalgas abiertas y un tapón de corcho con una espeluznante cuchilla de afeitar incrustada asomando por tu vagina, quieres acabar con el veneno de mi serpiente. Me persigue la muerte y me inclino por tu abrazo letal, mi último beso en el sepulcro. A fronte praecipitium, a tergo lupi (Al frente un precipicio y los lobos a la espalda).