lunes, 10 de marzo de 2014

CRÍTICA DE: "300: EL ORIGEN DE UN IMPERIO"

Morir de pie abrazando la Gloria
300: EL ORIGEN DE UN IMPERIO êêê
DIRECTOR: NOAM MURRO.
INTÉRPRETES: SULLIVAN STAPLETON, EVA GREEN, RODRIGO SANTORO, LENA HEADY, JACK O´CONNELL
GÉNERO: ACCIÓN-HISTÓRICO / EE. UU. / 2014  DURACIÓN: 102 MINUTOS.   

     Si existía  una película de la que los aficionados (sobre todo masculinos) al cine de acción, histórico o de aventuras estaban deseando que se realizara una precuela o secuela, esa era sin duda 300, la película que el visionario Zack Snyder nos presento en 2006 basada en la novela gráfica de Frank Miller sobre la famosa batalla de las Termópilas. Una película que arrasó como con la fuerza de un torrente en el imaginario colectivo como ninguna otra de temática similar lo había hecho hasta aquel entonces (Troya, El reino de los cielos, Alejandro Magno), algo que era fácil prever tras un simple análisis: la valentía de un puñado de aguerridos espartanos frente al colosal imperio persa que dotaba a la aventura de un carácter épico y dramático, la visceralidad de las secuencias de peleas y batallas, una estética visual deslumbrante como marco de una violencia estilizada y sangrienta, montañas de testosterona y anabolizantes, y un final trágico y dulcemente redentor que convertiría a sus víctimas en mártires fueron las claves de que esa película marcara un punto de inflexión con todo lo visto anteriormente y reventara las taquillas dejando a millones de espectadores con los ojos como platos. Por supuesto, a mí me encantó toda aquella coreografía operística de polvo, sudor, sangre y muerte que llevaba por título el número de soldados que murieron en la mencionada batalla por la libertad de su pueblo. 


      Pero puede que yo sólo sea un defensor de las causas perdidas al que le provoca una fascinación hipnótica la figura del antihéroe, del perdedor, de los rebeldes con y sin causa, de los mártires que buscan la gloria con el eco inmanente de sus hazañas, o puede que esté convencido de que serán finalmente esos perdedores quienes reescribirán la historia en un mundo donde ya sólo importa la supervivencia. Dirigida por el israelí Noam Murro, 300: EL ORIGEN DE UN IMPERIO nos narra cómo después de su victoria sobre los 300 soldados del rey Leónidas, la armada persa, bajo el mando del emperador Jerjes (Rodrigo Santoro), del que dicen que es un mortal convertido en dios, marcha a través de las ciudades-estado griegas más importantes del Imperio. La primera ciudad a la que llegan es Atenas, cuya fuerza se encuentra sobre todo en su flota, liderada por el general griego Temístocles (Sullivan Stapleton). La intención de Temístocles es la de unificar toda Grecia, pero se verá obligado a enfrentarse a las poderosas tropas persas de Jerjes y de Artemisa (Eva Green), la vengativa comandante persa de origen griego, que quiere destrozar toda la flota griega.


      ¡La compro! No llega, ni mucho menos, al nivel rutilante y arrollador de la película original ni Sullivan Stapleton puede presumir del carisma y magnetismo de Gerard Butler y lógicamente el factor sorpresa se ha evaporado… y aun así estamos ante un entretenimiento visualmente muy sugestivo, con la grata sorpresa de una pérfida Eva Green como lo mejor de la función (que además posee los pechos más hermosos de Hollywood). Debido al retraso de la publicación del cómic “Jerjes” de Frank Miller, en donde se basa esta nueva entrega, los guionistas han preferido no esperar  a que éste terminara su trabajo, y la verdad que el mayor problema no está en la prosística de un relato que uno puede digerir como una aventura más de ecos verídicos muy dispersos en esa larga cadena de episodios que enfrentaron a los anabolizados e infatigables griegos contra los barrocos, góticos y emperifollados persas; el problema viene dado por el abuso de tecnología infográfica cuando se tiene la oportunidad de dar otra dimensión más realista a la acción utilizando algunos escenarios naturales.


      El retraso en este nuevo capítulo hace más apetecible la apuesta para ese ansioso aficionado que sólo busca un rato de evasión con un producto lúdico sin contemplaciones, en donde la ultraviolencia campa a sus aires con aspersores de hemoglobina y descuartizamientos, aunque nunca llega a transmitir las emociones poéticas ni las resonancias épicas de la película original.


        300: EL ORIGEN DE UN IMPERIO se nos presenta como un film más frío, distante y oscuro que su antecesor, en donde encaja bien ese puente argumental que nos narra los sucesos que ocurrieron antes o de forma paralela a 300 (el origen de Jerjes, la batallas de Maratón, Artemisio y Salamina) y cómo un Jerjes manipulado por Artemisa y herido por la muerte de su padre, el rey Darío al que Temístocles mata de un flechazo, clama por una venganza insaciable y exterminadora. La verdad es que Eva Green infunde miedo, la actriz francesa luce una sensualidad venenosa a modo de hidra letal y enciende la pantalla con su rencor, su mirada feroz y su impronta temeraria. El espectador advertirá que esta continuación es más violenta, también que sus aspiraciones de narrativa épica están más contenidas y su acción es más previsible, trabada en su búsqueda de alguna escena memorable que nunca llega y haciendo uso de una reiteración excesiva del slow motion (cámara lenta). Una película muy atractiva para una generación para la que la imagen lo es todo.



        Digámoslo ya, estamos ante un film que no engaña a nadie, la complejidad sólo está en la recreación puramente digital  y la abundancia de croma para un relato de tintes históricos cargado de testiculína y esteroides, diálogos con frases lapidarias y lírica cuartelera, y como siempre, poco importa la rigurosidad del discurso histórico, sólo el espectáculo; la sangre llamando a la sangre y la muerte llamando a la muerte. 

6 comentarios:

  1. Mi querido amigo Pedro, en esta ocasión no he podido reprimirme y escribo lo que pienso sobre esta película.

    En primer lugar comentar que este tipo de películas deberían estar terminantemente prohibidas en nuestro país, por la sencilla razón de que no son en absoluto educativas para nuestros menores. Y me explico.

    La gran batalla naval de la isla de Salamina ha sido siempre una de mis favoritas de las guerras médicas, por supuesto ni qué mencionar de la batalla de las Termópilas o por supuesto la que puso fin a la guerra en Platea. Por ello hacer una película que no se aproxima ni un ápice siquiera a lo realmente sucedió me pone los pelos como escarpias y aconsejaría a cualquier persona que quiera ver esta película, que tiene buenos efectos visuales pero poco de histórica, que se pasen por la biblioteca y lean algo de Heródoto para ir preparados de antemano ante semejante burla a la historia de occidente.

    En Segundo lugar, decir o insinuar que la reina de Halicarnaso y comandante de la flota Persa en la época, medio se subleva al rey Jerjes I para atacar a los Griegos, es del todo para tirarse al suelo y partirse el pecho de la risa, puesto que fue precisamente la reina Artemisia quien asesoró al rey Jerjes I la no intervención de la flota en semejante ataque, a lo que el rey Jerjes I y su asesor Mardonio se negaron y ordenaron atacar, en vez de esperar a que el pueblo Griego se rindiera.

    En tercer y último lugar, y ya la repanocha de la patada histórica, es finalmente cuando Temístocles atraviesa a la reina Artemisia con su espada y le da muerte, jajajajaja, por Dios. JAMÁS sucedió semejante aberración histórica, es más la reina Artemisia, al verse embotellada por las naves Griegas, decidió retirarse y asesorar al rey Jerjes I que hiciera lo mismo, dejando el asunto en manos de Mardonio.

    Qué triste es ver, como los estadounidenses, que son un pueblo sin historia alguna, puesto que son la escoria de Europa (asesinos, ladrones y gente de deleznable condición) que se enviaron a ploblar el nuevo mundo y de esta manera quitárselos de enmedio y que hicieran algo productivo, en vez de lo que hacían aquí; se dediquen a darnos clases de historia a nosotros, que somos precisamente la cuna y protectores de la historia occidental. Pero lo peor de todo, es que esta vez corrompen el recuerdo de las batallas médicas que es de un valor inestimable para los Griegos (de los cuales tengo amigos y amiga) y Sacro Santa para todo Europeo culto u Occidental.

    En cuanto a la violencia de las imágenes, ya es harina de otro costal, pueden llegar a afectar la sensibilidad de nuestros menores y marcarles para toda la vida. Eso es un delito tipificado por la ley, deberían pues denunciar de una vez este tipo de violencia gratuita que nuestros menores están viendo.

    Y poco más que decir sobre semejante bodrio sin sentido.

    Un fuerte abrazo, y siento que en esta ocasión no pueda hacer un comentario favorable sobre este film.

    P.D.: El rey Jerjes I, llevaba barba lol

    ResponderEliminar
  2. Veo que te has tomado muy en serio lo que no es más que un producto para la evasión, sin más pretensiones que su carácter lúdico ¿Desde cuando el cine ha sido riguroso con la historia? Nunca, para eso están los documentales de la 2, esto es una película de ficción inspirada muy, pero que muy libremente en acontecimientos históricos, no engaña a nadie, y siento disentir de ti, pues aunque queda lejos del virtuosismo del film original, no me parece una película desdeñable, ni mucho menos un bodrio.

    La violencia en el cine es bella, así me lo han demostrado Francis Ford Coppola, Martin Scorsese o Quentin Tarantino, por poner varios ejemplos, estoy en contra de todos tipo de censura y de mordazas, en el arte se debe mostrar todo a pesar del horror que pueda despertar. Las películas están recomendadas para una serie de edades, lo que hay que hacer es utilizar el sentido común. Yo a los 16 años había ya visto todo tipo de salvajadas en una sala de cine, sin embargo esto no me ha afectado para nada; bueno sí, me convertí en un pacifista "hice la campaña del Pacífico degollando japoneses", ja, ja, ja, ja.

    Tomate las cosas con calma, amigo Oli, si ya nos tipifican y prohiben demasiadas cosas, de modo que "Prohibido prohibir".

    Un abrazo también para ti.

    ResponderEliminar
  3. Pero tú eres un tipo duro Pedro, ya curtido por la vida. Los muchachos hoy por hoy, lo tienen todo o casi todo a tiro de piedra, o mejor dicho a tiro de teclado de portátil u móvil. :P
    Hombre en cuanto a que el cine es algo lúdico, desde luego, pero si se hace una película sobre un hecho histórico, lo mínimo es que se acerque lo máximo a la realidad; como tu bien sabes ya la historia de por si tiene sus lagunas, en mayor parte por culpa de nosotros los hombres que la escribimos a nuestro antojo.
    Como bien sabes todo en esta vida está interrelacionado, y los muchachos pueden pensar que efectivamente, Temístocles se montó en su fantástico caballo para dar caza entre barco y barco, a la terrible Artemisia, jejeje. Sería del todo gracioso en una charla intelectual, pasado el tiempo y esos críos ya hechos hombres, que se hiciera mención a algo así como un hecho histórico, como es lógico lo digo porque esto ya ha sucedido y he sido testigo de ello, para vergüenza ajena de todos los que lo escuchamos y lo vivimos, en este caso se trataba de gladiator y el tema de conversación fue la caída del imperio Romano, los contertulios presentes tragamos saliva, otros bebimos de nuestras copas, y los más atrevidos lo despacharon directamente de la conversación y del local :_(
    Por cierto, a mi me encanta Gladiator, creo que es una de las grandes obras maestras del cine, aunque no le hace ni sombra a la historia del emperador gladiador "Lucio Aurelio Cómodo Antonino" (Cómodo para los colegas) que según cuenta la historia, mataba un león con sus manos antes de desayunar ;-)
    Y poco más, mi impresión ha sido siempre esa, tratar de hacer cine histórico lo más veraz posible, como Los diez mandamientos, que es una superproducción extraordinaria.
    Por lo de prohibir, es metafóricamente hablando, ya sabes que a mí eso de poner puertas al campo nunca me ha ido mucho, lo mismo al pensamiento o al arte, me considero una persona tolerante y la censura es algo que no me ha ido, ni me va.
    Ahora bien, no censurar no significa que todo valga y todo sea correcto, hay una línea invisible que todos conocemos y que no se debe cruzar. Lógicamente, los Norte Americanos no piensan como nosotros, para ellos el fin justifica los medios, como por ejemplo: salvar a miles de europeos y a los judíos del yugo de Alemania, para años después aniquilar a 250.000 personas en menos de un instante en Hiroshima y Nagasaki. Por supuesto no vamos a mencionar a Iósif Stalin, que también es otro libertador extraordinario, aunque no creo que haya hecho ninguna película : P
    Ya sabes que yo te respeto y te admiro, así como el sentido común que siempre derrochas en tus críticas y anécdotas. Cierto es que los estadounidenses últimamente me tienen algo decepcionado, y si, puede que esto influya en que mis metáforas sean demasiado imperativas o prohibitivas, pero es que tratar de hacerme comulgar con ruedas de molino nunca ha sido tampoco algo que me gustara mucho. Y se ha puesto de moda en USA mofarse de Europa últimamente, y si lo que quieren es mofa, nosotros tenemos muchos chistes que hacer sobre su historia ;-) y ¿si el euro les supera?, que entiendan que hay imperios que nunca mueren..., sencillamente dormitan.
    Curioso es mencionar a Bollywood, que parece ser que nadie presta atención, pero hacen peliculones que a hollywood ya les gustaría, por ejemplo Ra-One que aunque no ha sido doblada al castellano, podría reírse de a carcajadas de Matrix. Lo curioso y recordando la censura, es ¿porqué no se doblan los filmes de Bollywood?, piénsalo.
    Un fuerte abrazo de tu amigo Oliverio

    ResponderEliminar
  4. Yo no digo, amigo Oli, que el cine sea algo lúdico (te pondría miles de ejemplo para la reflexión y el debate), me refiero específicamente a esta película, que sólo es un pasatiempo sin pretensiones, que no tiene como objetivo ser fiel a la historia ni dar lecciones de nada. Es un film intrascendente para pasar un rato en una tarde dominguera... Y con eso cumple.

    Claro, y la RAF inglesa y la USAAF estadounidense destruyeron Dresde masacrando a su población civil y sólo se habla de Guernica. Verás, todo eso que cuentas es muy interesante, pero me ciño a las impresiones que me deja cada película que veo, sólo soy un tipo que va al cine y comenta lo que le gusta o no de las películas que ve.

    A los griegos le debemos el concepto universal de la democracia, las olimpiadas y montones de cosas más, muchas de ellas absurdas; todos esos dioses y mitos me hacen verlos como unos alucinados, me gusta mas la historia de pueblos como el turco y el Imperio Otomano. Pero en fin.

    La censura me da mucha grima, me asquea en grado sumo. Repito, en el arte se debe mostrar todo y para mí no hay límites, su misión es zarandear la conciencia colectiva y mostrarse como un vehículo revolucionario. Me he partido la cara por Ángel Sala, Hernán Migoya y lo seguiré haciendo por cualquiera que sea víctima de esa siniestra herramienta que sólo sirve para coartar la libertad creadora del artista ¡La censura es fascismo sociológico!

    Perdona, pero tampoco estoy de acuerdo con tu visión sobre los norteamericanos, creo que es un pueblo que ha dado muchas cosas buenas a este mundo, y la verdad, nunca he entendido (aunque no sea tu caso) la animadversión y envidia que despiertan en mucha gente. Tengo un concepto universal de la convivencia, la ciudadanía y la humanidad. Para mí no hay pueblo malo, rechazo todo tipo de fronteras y los nacionalismos me resultan tan horteras como provincianos y reduccionistas.

    Un abrazo, seguiremos en contacto.

    ResponderEliminar
  5. ¡Buen post! Pues definitivamente como todos los filmes, esta película tiene puntos buenos y malos. Me fascinó su apuesta visual, sus barrocos planos, sus estudiadas composiciones a cámara lenta y esa sorprendente falta de camisetas y ropa en general de sus musculosos protagonistas y los que entrecerrando los ojos se centran en el mensaje que ofrece, que tildan de fascista. Por lo tanto, "300" tiene un mérito innegable; es la única película que ha conseguido que la gente aplique el adjetivo fascista donde corresponde, al menos en tanto a lo que de militarista, homofóbica, racista y eugenética tiene. Por cierto Eva Green hace una escena erótica épica. ¡Buenísima!

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo contigo, Sofía, en que el calificativo "fascista" se aplica hoy paraa cualquier cosa, incluso para los maltratadores de animales, cuando todos deberíamos saber que los fascistas y los nazis valoraban y trataban mejor a los animales que a las personas. El film es puro entretenimiento, para nada se tiene en cuenta el rigor histórico y muy poco también la contención dramática.

    Hay que tener en cuenta que el film seminal adapta una novela gráfica magistral de Frank Miller, y aquí de lo que se trata es de estirar como un chicle la historia con vistas a su rédito en taquilla, ya que el film firmado por Zack Snyder, además de funcionar muy bien comercialmente y convencer a la crítica, ha quedado ya alojado en el imaginario colectivo de varias generaciones.

    Un abrazo, escribes muy bien y me gustaría contar con tus comentarios más a menudo.

    ResponderEliminar