martes, 15 de diciembre de 2015

BETH HUMPHREYS, NADIE COMO TÚ

     

     A través de la boobpedia uno se entera de que la modelo erótica Beth Humphreys (Londres, 13 de agosto de 1994) mide 1´65 cm de estatura, pesa 52 kg, tiene los ojos de color avellana, el pelo largo y castaño, ambos pezones perforados y el vello púbico siempre rasurado. Su irrupción hizo que se tambaleara el reinado de sólidas y adoradas modelos de glamour como Keeley Hazell. Tras su aparición en revistas Zoo, Nuts, FHM, Loaded, Front… ha conquistado un mercado que se ha convertido en un vivero de mujeres con grandes atributos. Yo mismo, he de reconocer que me quedé ojiplático tras comprobar la dulzura y sensualidad de sus poses y al magnetismo de una belleza lozana, voluptuosa e hipnótica. Atrapado por los rasgos de un rostro exótico que automáticamente incendió mi deseo.


      Beth comenzó a posar para hacer un poco de dinero y así sufragar los gastos de la universidad en donde estaba estudiando ingeniería química. Ahora ha cambiado los planes y está haciendo económicas porque es consciente de que hasta las pieles más suaves y turgentes se arrugan con el paso del tiempo y es imposible luchar contra la fuerza de la gravedad, sobre todo si uno mira atentamente el tamaño de sus pechos. Nada extraño, porque últimamente en Gran Bretaña tienen excedente de modelos eróticas que redefinen la palabra “curvas”. Debe ser el agua.



     Lo cierto es que Beth se está ganando el reconocimiento internacional y ha aparecido en la revista Amsterdam Súper y Maxim de la República Checa. Resulta oportuno señalar que todo lo que luce Humphreys es 100 % natural, y que ha hecho sus pinitos como actriz en una película de terror que se impone como un plagio de Hostel titulada Anarchy Parlor (Devon Downs, Kenny Cage, 2015). Este film, también conocido por el título de Parlor, narra cómo un grupo de amigos de la universidad deciden viajar a la Europa del Este (concretamente a Lituania) para pasar allí las vacaciones. Al llegar a su destino, son secuestrados por unos lugareños que tienen un negocio poco corriente. Por último, mi recomendación es que le echen un vistazo al Instagram de Beth, si es que este post en verdad les ha seducido.


2 comentarios:

  1. Gracias por descubrirme la boobpedia.

    ResponderEliminar
  2. Un placer. Sinceramente pienso que la gente sería más feliz si follara más, leyera más libros y viera más cine. En lugar de ello discuten de política, chafardean en Facebook y se pelean las rebajas de Zara o El Corte Inglés. De ahí que este país sea siempre tan pobre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar