jueves, 30 de julio de 2015

KAYLIA CASSANDRA, DE ÉBANO Y MARFIL

     
   
      La modelo erótica norteamericana Kaylia Cassandra (Grand Forks, Dakota del Norte, 23 de marzo de 1990) llevó una vida nómada en su infancia cambiando continuamente de Estado ya que su madre pertenecía al ejército. Viviendo en pequeños pueblos, Kaylia trabajó para poder hacerse un nombre como modelo y realizar así sus sueños. Soltera y sin compromisos, cuenta que tiene debilidad por los tipos duros, musculosos, tatuados y que proyectan una bonita sonrisa. Ella mide 1´68 cm de estatura, pesa 51 kg, tiene el pelo negro y los ojos marrones, y aunque ya había realizado algunos trabajos publicitarios, nunca había posado desnuda hasta la sesión en Playboy a la que accedió a través de la convocatoria de un casting.


     A Kaylia lo mismo la vemos en un cartel del Festival Bang, en un calendario Bud Light Fantasy o en la web Cybergirl de Playboy. Preciosa en una sesión fotográfica retro a cargo de Sasha Eisenman, ella pasó de Cybergirl en 2012 a Playmate del mes de junio de 2015, una serie de sugerentes fotos en las que aparece con un kimono suelto y zapatos de tacón. Kaylia tiene duende, una simpatía natural que fusiona con la excitante sensaciones que despierta su cuerpo en forma de reloj de arena, su tez morena, delgada pero con unas curvas muy bien perfiladas, de suaves y calientes caderas y unos ojos de mirada serena que proyectan cercanía y paz.


     Kaylia y su familia se establecieron eventualmente en Hershey (Pensilvania) y como una chica de pueblo peleona nos dice que “la única persona con la que no competirá jamás es consigo misma”. Entre sus aficciones se encuentra el fútbol, el snowboard, el senderismo y pasar las noches tranquilas en su casa jugando con su cachorro de perro labrador. También nos dice que no es una mujer que necesite mucho lujo para pasarlo bien, le basta con una copa de vino y estar cómodamente sentada en el sofá… sin descartar que esa armonía se rompa por algo atractivo y sexy. Cuida mucho de su cuerpo porque, dice, sólo tenemos uno para trabajar, divertirnos y, en definitiva, vivir vida intensamente. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario