domingo, 31 de mayo de 2015

JULIANA ARAUJO, OTRA RAZÓN PARA HUIR A BRASIL



      
     La bella modelo brasileña Juliana Araujo (Porto Alegre, 15 de septiembre de 1984) fue la vencedora, de entre 35 participantes, del concurso “Gatas e Coelhinhas” de la revista Playboy, y como podemos observar en las fotos que ilustran esta sección, atributos no le faltan. Ha trabajado como asistente de un programa de variedades de TV Pampa, aunque ha completado sus estudios de veterinaria, trabajando en la inspección de alimentos y la agroindustria. Soy de la opinión de que las mujeres brasileñas tienen algo que las hace irresistibles y sumamente explosivas. Sin desmerecer a nadie, ellas se muestran chispeantes y divertidas en un mundo cada vez más gris y aburrido.


     
      Juliana, además de poseer una notable fotogenia y telegenia, tiene mucho ganado con su bonito rostro y una gracia divina posando en topless, por su carne babearía hasta el más recalcitrante vegetariano y su figura puede competir con cualquier modelo famosa a pesar de su 1´63 de estatura. Nacida en Porto Alegre, se impone como una de las conejitas más atractivas que han descubierto los ojeadores de Playboy brasileños, que enseguida vieron que sus equilibradas medidas 90-62-95 podían dar mucho juego.
    
 

       El refrán favorito de Juliana es “A quien madruga Dios le ayuda”. Lo que más le gusta de un hombre es que sea respetuoso con las mujeres, una premisa esencial para una buena relación. Por el contrario, lo que no le gusta de los hombres es que intenten tener sexo con una mujer sin siquiera molestarse en seducirla, algo que indica un instinto animal alejado del juego del amor. Juliana es fuego, pasión, música y uno de los más estimulantes ejemplos de que Brasil es un auténtico vivero de mujeres hermosas mimadas por el clima y la voluntad de los dioses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario