miércoles, 25 de marzo de 2015

KAYSLEE COLLINS, EL VÉRTIGO DE LA TRAICIÓN

       
 
    Hacía tiempo que no me topaba con una belleza tan perturbadora como la de esta modelo norteamericana llamada Kayslee Collins (San Diego, California, 28 de marzo de 1991), elegida Playmate del pasado mes de Febrero en la revista Playboy. Una rubia de labios pulposos, aspecto de femme fatale y que luce una mirada pícara y unos ojos azul peligro. Ella es la tentación, el infierno, el epítome de chica californiana desinhibida, con coraje, y según cuentan, sin escrúpulos.


    
        Kayslee es modelo desde los 16 años  y ha aparecido en más de 25 campañas publicitarias, fue gran amiga de la actriz Vanessa Hudgens, amistad que se perdió en la noche de los tiempos cuando Kayslee apareció involucrada en la filtración de unas fotos en las que Hudgens aparecía desnuda y que al parecer no estaban dirigidas al novio de entonces de la actriz, Zac Efron. Si eso fue así (y es algo que muy pocos dudan) Kayslee se comportó de una manera muy cerda con su amiga y, con amigas así, para qué quiere la famosa actriz de la Disney, enemigas.


        
      La modelo siempre estuvo intentando entrar en Disney, al no conseguirlo, encontró hueco en Nickelodeon, un canal para un público infantil y adolescente, aunque tampoco triunfó, y sólo se le recuerda en algunos papelitos para series como The Homes,  ¡Carly y Zoe 101. Sí, parece una chica mala, pero es que resulta muy atractiva (para mí, mucho más que Vanessa Hudgens) bajo los flashes del fotógrafo Josh Ryan, con su altura de 1´75 cm y la armonía que le confiere un peso de 54 kg. A Kayslee le gusta estar activa y nos demuestra que es en una chica con muchos recursos, pues ha lanzado como cantante y compositora un EP con el título Girl Night In y un par de singles a principios de 2015. Ahí no acaba la cosa, porque también ha colaborado como escritora en la web Buzznet. Obviando sus zonas oscuras, Kayslee nos gana por su espectacular belleza… que tal vez esconda el vértigo de la traición.
   



No hay comentarios:

Publicar un comentario