jueves, 6 de marzo de 2014

LIKE A VIRGIN (SUBASTANDO LA VIRGINIDAD).

      
      Captó mi atención una noticia en la red: “Una estudiante brasileña de 20 años ha vendido su virginidad por 780.000 dólares en una subasta a través de internet promovida por los productores del documental “Virgins Wanted” y en la que se ha impuesto un japonés identificado por Natsu”. La noticia saltó en octubre de 2012, y la joven, CATARINA MIGLIORINI, afirmó a la prensa que tomaba esa decisión para financiar sus estudios de medicina. Según dijo entonces la propia Catarina, mantendría relaciones con el japonés a bordo de un avión, durante un vuelo entre Australia y Estados Unidos. La estudiante también declaró que “el comprador no podría realizar sus fantasías sexuales, ni dar besos ni usar juguetes sexuales y el acto duraría como máximo una hora”.


      Demasiado limitado para pagar mucho dinero. Sin embargo, un año después nos volvemos a encontrar a Catarina subastando su virginidad por segunda vez, tras asegurar que nunca tuvo sexo con el japonés que pagó 780.000 dólares (unos 600.000 euros al cambio), aunque sí la vimos posar en Playboy con su enorme oso rosa de peluche. Ella confiesa que nunca tuvo un encuentro sexual con nadie, y ahora ha decidido abrir su propia web para subastar su virginidad, y en esta ocasión sí será real, por lo que se pedía a los hombres y mujeres que hicieran sus ofertas. Migliorini dice que relatará con pelos y señales el fracaso con el japonés que conoció en Sidney, Natsu, de 21 años, y el por qué no llegaron a un acuerdo (al aparecer a ella no le pareció muy transparente la subasta).




      Lo que queda claro es ella espera conseguir mucho más en esta segunda subasta, aunque en “Virgins Wanted 2” no aparecían reflejadas ofertas, y según se dijo el tiempo para ofertar era de 18 días, recordemos que en el primer intento –que ganó el japonés- recibió 15 ofertas, la mayoría de Brasil, pero también de Australia y Estados Unidos. Hemos podido ver a la joven estudiante en su página web demostrando su talento tocando el piano, así como su hermoso cuerpo tostado por el sol y su espléndida sonrisa. En fin, veremos cómo acaba el asunto, ya a que un juez ha puesto cartas en él, personalmente pienso que la virginidad siempre ha estado muy sobrevalorada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario