miércoles, 11 de diciembre de 2013

KELLY KEY, VOCÊ ABUSOU, TIROU PARTIDO DE MIM

      
      La cantante pop brasileña  de ascendencia portuguesa KELLY KEY (Río de Janeiro, 3 de marzo de 1983) lanzó su primer álbum a la temprana edad de 17 años, un disco del cual se extrajo el sencillo “Escondido” pero que la verdadera bomba fue el tema “Baba baby”, tanto que hizo que fuera disco de diamante en Brasil.


      Kelly, en sus dos sencillos incluía un alto contenido sexual, y eso su música está dirigida a niñas y adolescentes. Debido a su éxito creó una muñeca, una línea de zapatos y gran cantidad de productos destinados al consumo de niñas. La cantante brasilera fue el centro de la noticia tras su divorcio y, sobre todo, por sus posados para la revista Playboy.


       Pero Kelly también lleva tiempo trabajando para la televisión como presentadora de programas como Hojee m Día Especial, Mestres do ilusionismo y Game Show de Verao. Así mismo se la ha podido ver participando en telenovelas como Celebridade, Prova de amor y O Cupido Trapalhao. Eso sí, desde que apareció en aquellos soberbios posados en Playboy ha declarado que “los hombres se la comen con los ojos”.
     

       La mítica canción “Héroes” (1977), de David Bowie, decía algo así: “Yo puedo recordar / Yo recuerdo / Estar de pie  en el muro / Y las metralletas disparando sobre nuestras cabezas / Y nos besamos / Como si nada pudiera caer / Y la vergüenza estaba al otro lado / Oh podemos vencer / Durante toda la vida / Entonces podemos ser héroes / Sólo por un día”. Pero ya no hay Héroes, Kelly, sólo muñecos. Reflexiono en la tranquila ribera de la noche, tras vomitar el alcohol que me ha ayudado a poner el fin a un día más. Me hierve la sangre, las náuseas espantosas han dejado perlas de sudor en mi frente y el vértigo de los recuerdos chapotea en la sangre de los inocentes. No nos veremos más, Kelly, me voy con el invierno, regalándote la rosa de la melancolía y el terror de mis análisis de sangre y orina. Reza por mí en el valle de las sombras, en la ermita derruida donde por primera vez desfloré a aquella niña triste, sucia y perdida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario