miércoles, 13 de noviembre de 2013

SILVINA LUNA, AMOR ENTRE VIÑEDOS

      



      Me enamoré de SILVIA LUNA (Rosario, Santa Fe, 21 de junio de 1980) cuando circuló por la red un vídeo hot de la actriz practicando sexo con su novio a campo abierto en unos viñedos. El vídeo arrancaba con unos primeros planos de Silvina bebiendo de una botella de vino mientras poco a poco se iba desnudando. Luego entraba en acción su novio, al que practicaba una soberana felación… y, claro, la posturita de Silvina apoyada en uno de los postes de la viña, con su exuberante culo en pompa, sólo podía acabar con un bucólico coito que dejó a millones de usuarios babeando. Naturalidad, prácticas de campo, lo llamo yo (vean la última imagen del post).
      
         

      Silvina Luna, actriz teatral, modelo, vedette y presentadora de televisión argentina siempre quiso estudiar teatro, por lo que a la edad de 17 años se trasladó a Buenos Aires para estudiar arte dramático, estudios que compaginaba con un trabajo de recepcionista y haciendo sus pinitos como modelo. Aunque pasó una temporada en Miami viviendo con una amiga, pronto regresó a Argentina para participar en la segunda edición de Gran Hermano, donde se convierte en una de las concursantes más populares.




       Forma parte del plantel de modelos de Ricardo Piñeiro y toma clases de teatro con Julio Chávez, y al mismo tiempo participa en multitud de programas televisivos como Bailando por un sueño y ShowMatch, ejerciendo también como conductora de programas como Yo te avisé y distintas emisiones de Gran Hermano. Así mismo, interviene en obras teatrales como El champán las pone mimosas, Más que amigos, Coronados por la risa, La noche de las pistolas frías, Vedettísima, Delicadamente inmoral y Cirugía para 2.




      Decía Nietzsche: “La idea del suicidio es un gran consuelo. Ha permitido sobrellevar más de una noche mala a muchos hombres”. A mí me salvó la vida el encuentro contigo aquella noche sin luna debajo de un puente. Fue a las puertas del invierno durante un aguacero que dejó nuestros cuerpos ateridos buscando la llama viva del deseo carnal, el deseo anidando entre espasmos, caricias y gemidos. Ciego frenesí con tu pecho agitándose, tu boca mordiendo mi nuca y mis manos aferradas firmemente a tus muslos. Un ansia que nos devoraba como indígenas salvajes en el instante mismo de la creación, cuando la lujuria sólo era un placer reservado a los dioses. Y vi crecer tu cuerpo de virgen pretérita y cercana, preñando de un divino sosiego mi alma desbocada, el vértigo voraz de los sentidos que funde risas y lágrimas. Sí, nunca olvidaré aquella noche redentora en donde dos amantes furtivos encontraron al fin la eternidad.

2 comentarios:

  1. Que linda que esta esta chica,,,la veo y me dan ganas de estar con ella

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razón, súper max, muy linda en ese vídeo doméstico rodado entre viñedos, en las playa, en todas partes...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar