martes, 5 de noviembre de 2013

HOLLY PEERS, LÍBRAME DEL MAL



       La modelo de glamour inglesa HOLLY PEERS (Manchester City, 30 de julio de 1987) comenzó posando para la página 3 del diario The Sun, donde continúa exhibiéndose con un éxito brutal. La fama obtenida por estos posados no pasó inadvertida para revistas masculinas como Nuts o Loaded, para las que Holly nos regaló sesiones absolutamente infartantes. Fue modelo de portada para los calendarios de la Página 3 en los años 2011 y 2012, y obtuvo la mejor entrada de entre las 100 Chicas más Sexys para la revista Nuts.


        Holly es una forofa del Manchester City, con cuya camiseta ha posado en varias ocasiones y es muy fan del Kun Agüero. Algo no tan prosaico como que fuera seleccionada en una inusual competencia para ver quién era la dueña de las mejores tetas olímpicas. Su imagen es una de las más buscadas en internet, modelo monumental, sensual y provocativa, tiene los ojos verdes, cabello castaño y mide 1´70 metros de estatura. Yo, como colchonero, lo que quiero es ver sus pucheritos cuando mi Atleti le meta una manita al Manchester City del vil traidor Kun Agüero.




         Acabaré mis días, Holly, sin encontrar mi sitio. Perdí todos los trenes repletos de gente insomne cuyos rostros reflejaban los mil perfiles de la muerte, y tuve el íntimo  estremecimiento de que yo era el muerto elegido para enterrar a otros muertos. Llegó el nuevo día que me provocó el ímpetu para reclamar tu cuerpo sobre las cenizas de un sueño breve, y vi tu imagen lozana dibujada sobre el círculo de los altos chopos. Entonces, recé: “Madre, líbrame del mal amor que arrastra a los mortales hacia el infierno / Líbrame de la caricia de la azarosa pasión que hace de mí un hombre ciego / Líbrame de beber la dulce y transparente esencia que destila el alquimista de las sombras / Libérame de mi flaqueza y temblores y líbrame del desprecio que siente el mundo ante la inmarcesible juventud de mi alma”. Se hizo la luz con una tibieza agónica, convirtiéndome en el único pasajero de un tren sin ventanillas ni destino, ocultando la quebrada voluntad de un hombre aquejado de males insondables que no necesitan biopsias. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario