martes, 1 de enero de 2013

LAS FOTOS HIPNÓTICAS: VIDA GUERRA



      La modelo, cantante y actriz  cubana VIDA GUERRA (La Habana, 19 de marzo de 1974), posee, junto con Kim Kardashian, uno de los culos más potentes del mundillo del famoseo, para muchos internautas el mejor del mundo. Su imagen sigue siendo, a pesar de sus 38 años, una de de las más buscadas en la red desde que en 2002 apareciera en la revista para hombres FHM en su edición para Estados Unidos, país al que emigró con su familia. La modelo fue también víctima de un hacker que pirateo su teléfono móvil en 2005 para posteriormente diseminar docenas de fotos de la bella cubana desnuda. 

     Vida, que siempre defendió que las fotos difundidas eran un montaje, se vio en un aprieto cuando el representante de la revista donde fueron impresas mantuvo que fue ella misma las que expuso los desnudos deliberadamente como un truco publicitario. En 2006 Playboy publicó las primeras fotos formales de Vida Guerra completamente desnuda, y la modelo comentó que su motivación le venía del incidente de las fotos, pues así podía ver la gente cómo era realmente desnuda, la diferencia sólo era apreciable en la calidad de las fotos. Su desconocida faceta como actriz se remite a su participación en el mediocre thriller Fake Preacher (Juney Smith, 2005), y a un papelito en la estúpida comedia juvenil Dorm Daze (The Hillerbrand brothers, 2006).
     
      Imagino esa agradable asfixia de mi rostro entre tus glúteos sin importarme morir, besando el único agujero negro que me apasiona escrutar, en silencio, seducido por tu fragancia. Dime Vida ¿Por qué las mariposas no soportan mis huellas sobre sus élitros y cada vez que te acaricio queda en tu piel el resplandor de un astro? Sé bien que no hay belleza sin perversión, necesita ser ensuciada para destilar sus mejores esencias, y tú, canto del cisne de una belleza salvaje y contemplativa, necesitas degradarte en cualquier lecho hediondo y sentirte amada por un animal… Y yo, de espaldas a ti, escupiendo sobre mi sexo, te haré gemir con rabia como sólo gimen los locos, a salvo de otras huellas para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario