viernes, 12 de octubre de 2012

LINDSAY LOHAN: FASCINACIÓN POR MARILYN


     
       La actriz neoyorquina LINDSAY LOHAN (2 de julio de 1986) comenzó su carrera siendo una niña como modelo publicitaria, consiguiendo su primer papel en la serie televisiva Another World. Su debut cinematográfico se produjo en la intrascendente comedia Tú a Londres y yo a California (Nancy Meyers, 1998), en la que Lidsay interpretaba a la pareja de gemelas protagonista. Una carrera cinematográfica que discurrió con la previsible sucesión de títulos destinados a un público adolescente: Chicas malas (Mark S. Walters, 2004), Quiero ser superfamosa (Sara Sugarman, 2004), Herbie: A tope (Angelica Robinson, 2005), Devuélveme mi suerte (Donald Petrie, 2006). También Emilio Estevez contó con su participación en aquel drama sobre el asesinato de Robert Kennedy titulado Bobby (2006), un film que sin duda mereció mejor suerte. Pero la rebelde Lohan, una personalidad voluble e inestable, quedó estancada su emergente carrera cuando tuvo que ingresar en 2007 en un centro de rehabilitación para tratarse su adicción al alcohol en salvajes escapadas nocturnas acompañada de personalidades tan “equilibradas” como Britney Spears y Paris Hilton. Su declarada bisexualidad la situó en el centro de la diana de un sinfín de relaciones sentimentales y,  para colmo, su mala relación con su padre y una situación de estrés le llevó a consumir drogas y a padecer bulimia. El alma caritativa del Tex-Mex Robert Rodríguez le ofreció la oportunidad de lucirse en la divertida Machete (2010), y su fascinación por Marilyn Monroe ha servido de estímulo para hacer varios posados como el que ilustra esta sección.
   
       Es el final de la cuenta atrás, Lindsay, se hace necesario el olvido para no sufrir. La ternura y el dolor se funden en el último momento, ahora que hemos descubierto el lenguaje del agua y del viento nada queda por descifrar. Se evaporan los sueños, los recuerdos, y de nada sirven las palabras en estrofas que carecen de vida. Abrázame y déjame sentir tus pechos fríos en la orilla extensa de la muerte. Vigila mi sueño, que voy en la búsqueda de atmósferas más plácidas y bellas. No llores mi amor, deshazte de todos mis despojos, el mundo empieza esta noche.  

1 comentario:

  1. Muy guapa, pero nada que se asemeje a la bella y bizca del ojo derecho de Marilyn Monroe.

    No niego que las curvas y formas estilizadas Lindsay no me provoquen una subida de moral xD, hay que ser sinceros, no obstante esos ratos de placer visual de mi adolescencia con las imágenes prohibidas de Marilyn en el cuarto a escondidas de mis progenitores, son inolvidables ;-D

    Un abrazo

    ResponderEliminar